El padre del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, Francisco Javier Iglesias Peláez, presentó en los juzgados de Zamora una demanda contra la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, por «intromisión ilegítima en el derecho al honor» por decir que el líder de Podemos es «hijo de un terrorista».

El padre del líder de Podemos ha interpuesto una demanda por acusarle de forma reiterada de ser un «terrorista», además de atribuirle otros hechos como el intento de «cargarse el orden democrático», algo que el demandante considera «carentes de base y difamatorias, que suponen por sí mismas una vulneración de su derecho al honor».

El padre de Iglesias entiende que las palabras de Álvarez de Toledo, en las que se refirió a él como un terrorista, son «objetivamente ofensivas» y hacen desmerecer su persona. Por ello, reclama una indemnización de 18.000 euros y que corra con los gastos de la publicación de la sentencia «en dos diarios de tirada nacional».

Los hechos ocurrieron en un debate parlamentario entre el vicepresidente segundo y la portavoz del PP. Álvarez de Toledo se molestó porque Iglesias le llamó «marquesa» y ella respondió calificándolo de «hijo de un terrorista». La propia presidenta del Congreso, Meritxell Batet, reclamó a la portavoz del PP que retirara estas palabras del diario de sesiones, a lo que Álvarez de Toledo se limitó a responder que el padre de Iglesias «era militante del FRAP», el Frente Revolucionario Antifascista y Patriota, y no las retiró.

Álvarez de Toledo insistió en dichas declaraciones en varias ocasiones. Al día siguiente, en un coloquio, insistió en sus acusaciones y volvió a hacerlo una vez más en una entrevista con el diario Abc.

Sin embargo, lejos de arrepentirse por ello, la portavoz del PP se reafirma: «Me reafirmo con toda claridad en mis palabras. Me reafirmo en mi derecho a decir la verdad y lo defenderá ante cualquier instancia judicial, política o mediática», ha asegurado, en declaraciones a la agencia Europa Press.