Según un comunicado de El Vaticano, El papa Francisco expulsó del sacerdocio a dos obispos chilenos «como consecuencia de actos manifiestos de abuso de menores«.

«El santo padre ha expulsado del sacerdocio a Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena, miembro del Instituto Padres de Schoenstatt, y a Marco Antonio Órdenes Fernández, obispo emérito de Iquique«, dice el texto.

Se trata del castigo más grave que impone el pontífice en el derecho canónico. De acuerdo con el comunicado, Francisco José Cox Huneeus seguirá formando parte del Instituto Padres de Schoenstatt.

Se trata de otra gran polémica de la iglesia chilena, que hace unas semanas tuvo que pedir disculpas por la publicación del documento ‘Orientaciones que fomentan el Buen Trato y la Sana Convivencia Pastoral’, que fue incluido en el sitio web del Arzobispado de Santiago pero retirado al día siguiente. Se trataba de un manual dirigido a sacerdotes en el que alertaba contra “tocar los genitales” o “dormir” con niños.

Tras el anuncio, la Conferencia Episcopal de Chile pidió «perdón» a «quienes han sufrido el abuso y daño causado por obispos«. «Nuestra palabra es de cercanía hacia quienes han sufrido el abuso y daño causado por obispos. A ellos, a sus familias y comunidades, les pedimos perdón en nombre de los obispos y de la iglesia«, dijo en un comunicado propio.

El anuncio de la expulsión del sacerdocio de los obispos chilenos se hizo el mismo día en que el papa recibía en El Vaticano al presidente de Chile, Sebastián Piñera. Durante la audiencia, el papa y el mandatario dialogaron sobre la situación que atraviesa la Iglesia en Chile, de acuerdo con un comunicado de la presidencia de Chile.

«Conversamos sobre la situación difícil que vive la iglesia en Chile y, sobre todo, compartimos la esperanza de que la iglesia pueda vivir un verdadero renacimiento y recuperar el cariño, la cercanía del pueblo de Dios y pueda seguir jugando el importante rol que juega la iglesia en nuestro país«, dijo Piñeira.

DEJA UNA RESPUESTA