El papa Francisco lamentó hoy el ataque perpetrado el viernes contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelanda, y pidió «gestos de paz para acabar con el odio y la violencia».

«En estos días, al dolor por las guerras y los conflictos que no cesan de afligir a toda la humanidad, se ha agregado el de las víctimas del horrible atentado contra dos mezquitas en Christchurch, en Nueva Zelanda», dijo Jorge Bergoglio, tras el rezo del Ángelus y desde la ventana del palacio apostólico del Vaticano.

«Rezo por los muertos y los heridos, y por sus familiares. Muestro mi cercanía con la comunidad religiosa y civil, y renuevo la invitación a la unidad en la oración y los gestos de paz para acabar con el odio y la violencia», añadió.

Los ataques se produjeron el viernes, mientras centenares de musulmanes oraban en dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Las autoridades neozelandesas han elevado a 50 el número de muertos en el suceso, en el que medio centenar de personas han resultado heridas.

Las autoridades neozelandesas presentaron ayer cargos de asesinato contra Brenton Tarrant, un australiano de 28 años y presunto responsable de los ataques.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario