El Parlament ha presentado alegaciones ante el Tribunal Constitucional (TC) en las que solicita que se «inadmita o desestime» el recurso de amparo que presentó en enero el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont contra el presidente de la Cámara, Roger Torrent, por decidir retirarle la delegación de voto.

Recogidas por Europa Press, las alegaciones están firmadas por el letrado mayor del Parlament, Joan Ridao, que argumenta que el Parlament habilitó un «mecanismo» para que Puigdemont delegara sus derechos en otro parlamentario –algo que éste rechazó–, por lo que no hubo vulneración alguna.

La decisión de Puigdemont de presentar el recurso de amparo contra Torrent y la Mesa del Parlament –el órgano rector de la Cámara– se fundamentaba en que consideraba que se habían vulnerado sus derechos por no dejarle votar, y abrió en su día una crisis entre JxCat y ERC.

El Parlament defiende ahora que la Cámara buscó adaptarse a la decisión del Supremo de suspender a los diputados encausados por el proceso soberanista, y que fruto de ello habilitó este mecanismo para que siguieran votando a través de otros diputados de su grupo sin causas judiciales pendientes.

«Habiendo facultado el pleno del Parlament, mediante un procedimiento de garantías, la designación de otro diputado para que los diputados suspendidos pudieran ejercer sus derechos, se nos antoja difícil que pueda apreciarse vulneración alguna del diputado Carles Puigdemont», concluye el texto.

Recuerda que el Supremo nunca se pronunció en contra el mecanismo elegido por el Parlament para abordar la situación de los diputados encausados, por lo que concluyen que el mecanismo era correcto y se respetaron los derechos de todos los parlamentarios.

«El propio Tribunal Supremo, además, no ha objetado en ningún momento esta solución, así como tampoco ha efectuado requerimiento alguno al Parlament por considerarla insuficiente o inadecuada», concluye el escrito firmado por Ridao.

MERA DECLARACIÓN

El Parlament también aprobó en su día una iniciativa de JxCat y ERC que aseguraba no acatar la decisión del Supremo en relación a los diputados suspendidos, pero las alegaciones aseguran que era una «mera declaración política».

En rueda de prensa desde el Parlament, el portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, ha criticado en «fondo y forma» las alegaciones presentadas, y ha dicho que un equipo de juristas del grupo las está analizando para hacer una valoración más a fondo.

OTRAS ALEGACIONES

El propio Parlament ha presentado otras dos alegaciones, una de ellas, en contra del recurso de amparo ante al TC presentado por Cs en el que grupo de Inés Arrimadas consideraba que el mecanismo que habilitó el Parlament para que votaran los diputados suspendidos vulneraba sus derechos.

En la otra, la Cámara defiende que JxCat y ERC sigan teniendo mayoría en las comisiones de la Cámara pese a que la perdieron en el pleno por la problemática con los diputados suspendidos, algo que objetaron Cs y PSC ante el Constitucional.