El Parlamento de Italia aprobó hoy una norma que introduce el delito de «amenaza porno», la difusión de imágenes sexuales para denigrar a una persona, tras el tira y afloja de los últimos días entre los partidos gubernamentales y la oposición.

La medida se aprobó por unanimidad en la Cámara de los Diputados como una enmienda al proyecto de ley «Codice rosso», contra la violencia machista y en plena tramitación parlamentaria.

La enmienda introduce multas de hasta 15.000 euros (unos 16.800 dólares) y penas de hasta seis años de cárcel a quienes «envíen, entreguen, cedan, publiquen o difundan imágenes o vídeos de órganos sexuales o contenido sexualmente explícito sin permiso».

Los partidos en el Gobierno, el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga, han mantenido un pulso en los últimos días con la oposición sobre qué enmienda se aprobaba para este tipo de delitos, pues habían sido presentadas varias.

El pasado jueves los partidos gubernamentales, con mayoría en la Cámara, rechazaron la planteada por la diputada Laura Boldrini, de la lista de izquierdas «Libres e Iguales», lo que originó las protestas de las parlamentarias y la suspensión de la sesión.

La enmienda que pasó hoy fue presentada por la diputada del Cinco Estrellas Stefania Ascari y logró la aprobación unánime y el aplauso final de los parlamentarios, una imagen poco habitual.

Los escándalos por la difusión de imágenes sexuales han sido frecuentes en Italia últimamente, a veces con trágicas consecuencias como el caso de Tiziana Cantone, una napolitana de 31 años que se suicidó en 2016 por los vídeos que circulaban por internet.

Y de este modo, con la enmienda, una vez se apruebe el proyecto de ley que la acoge, se suple un vacío legal cuestionado por muchos.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, calificó en Facebook la aprobación unánime de la enmienda como «un bello ejemplo por parte de una institución fundamental», el Parlamento.

No ha prosperado por contra una enmienda que planteaba la castración química en caso de violación, una apuesta de la Liga y cuya presentación ha dividido a los dos partidos en el Gobierno.

Mientras el Parlamento legisla la ley del «Codice rosso» contra la violencia machista, el líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, anunció su intención de crear un teléfono al que las mujeres podrán llamar para ser «escuchadas y protegidas», en una entrevista publicada hoy por «La nuova Sardegna».

El problema es que en Italia ya existe ese mecanismo. Se trata del número de teléfono 1522, una línea pública, gratuita y operativa durante todos los días del año para denunciar maltratos o acosos.

Por esa razón, las declaraciones del ministro ultraderechista fueron tachadas de propagandísticas por la oposición: «Salvini nunca dejará de sorprendernos por el atrevimiento con el que logra hacer campaña electoral a costa de las mujeres», dijo la vicepresidenta de los diputados del Partido Demócrata, Alessia Rotta.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA