El secretario de Organización del PDeCAT, Ferran Bel, ha destacado este martes que, tras la declaración del ex número dos de Interior José Antonio Nieto, ha quedado acreditado que el 1-O no hubo violencia por parte de los independentistas por mucho que se pretenda crear esa «ficción».

En declaraciones a los periodistas a las puertas del Tribunal Supremo, Bel ha incidido en que, a medida que va avanza el juicio, está quedando patente que «no hay forma de que se pueda acreditar violencia por parte de los acusados ni de la mayoría del pueblo catalán ni de los votantes» y que si la hubo, como en su opinión ocurrió, fue siempre como acción de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

«Eso volvió a quedar absolutamente acreditado por mucho que el señor Nieto intente crear una ficción que no existe cuando dice que la Policía Nacional o los guardias civiles se sentían acorralados», ha recalcado.

Bel ha incidido en que también quedó patente que el intento «vergonzoso» de Nieto de culpabilizar a los Mossos y «mancillar» su honor «no es nada más que un reflejo impotencia y la incapacidad» del Gobierno para actuar de forma diligente y de acuerdo con unos cuerpos de seguridad propios de las democracias europeas del siglo XXI.

No obstante, ha destacado que, «por primera vez, algún responsable del Gobierno del Estado español dio la cara al asumir algunas responsabilidades en las actuaciones de la Guardia Civil y la Policía Nacional».

Junto a Bel ha acudido este martes al Supremo el diputado de JuntsxCat en el Parlament Ferran Roquer, quien ha señalado que están «estupefactos» con un relato sobre la violencia «que de ninguna manera puede demostrar ni el Ministerio Fiscal ni la Abogacía del Estado».

Ha recordado que el ex número dos de Interior confesó que no hubo ningún policía nacional o guardia civil atendidos «tan sólo por las ambulancias», una afirmación que le lleva a concluir que no hubo violencia por parte independentista y, por tanto, de sus compañeros presos.

DEJA UNA RESPUESTA