Amazon, el gigante del comercio electrónico, prevé abrir 3.000 tiendas sin cajeros en 2021, las denominadas Amazon Go.

De momento las Amazon Go solo están presentes en EE.UU. que cuenta con 25 tiendas. Estas tiendas tienen un sistema de cámaras de infrarrojos y sensores electrónicos que siguen al cliente por el local y detectan qué artículos va cogiendo de los estantes. Al salir, cobra todos los que ha seleccionado a la tarjeta de crédito de su cuenta en Amazon y envía un correo con la factura y la lista de los productos adquiridos, sin necesidad de hacer colas.

Para acceder a la tienda el cliente ha de descargarse la aplicación de Amazon Go y colocar su móvil sobre un dispositivo a la entrada del supermercado. A la salida lo vuelve a escanear en unos accesos similares a los que hay en las estaciones de metro y se le cobra directamente.

Esta semana Amazon ha abierto el primer Amazon Go Grocery, en Seattle, cinco veces más grande que las tiendas Amazon Go y ofrece productos horneados, carne, productos agrícolas, artículos para el hogar y productos orgánicos Whole Foods (propiedad también de la empresa). El supermercado Go Grocery ofrece alrededor de 5 mil artículos, una cantidad mucho mayor a la de las tiendas Amazon Go.

En estos supermercados tampoco hay mostradores para comprar carne, embutido o pescado sino que todo está preempaquetado o congelado y cuentan con un sofisticado sistema de vigilancia, sistema puesto a prueba por el periodista Sam Machkovech.

Machkovech fue a la nueva Amazon Go Grocery para ver si podía conseguir algunas frutas y verduras ‘gratis’. El periodista reorganizó racimos de plátanos e intercambió artículos con la esperanza de que “sus juegos de manos sobrepasaran a las cámaras”. Pero esto no funcionó.

Machkovech de camino al baño dejó un aguacate en un estante destinado por Amazon a dejar la mercancía, se metió en el baño donde obviamente no hay cámaras y una vez dentro escondió un plátano en su mochila.

El periodista se puso una chaqueta que llevaba en la mochila y se quitó las gafas de sol y una vez fuera del baño cogió algunos artículos y salió de la tienda. Cuando recibió su cobro comprobó que le habían cobrado el plátano y el aguacate pero no los artículos que cogió tras el cambio de vestuario.

Amazon afirmó que: «En Amazon Go y Amazon Go Grocery pensamos en cómo mejorar la experiencia para el 99,9% de los compradores bien intencionados en lugar de diseñar un sistema que se centre en disuadir a unos cuantos malintencionados».

Estas tiendas funcionan, dependiendo del tamaño, con una cifra que oscila entre los tres y los diez empleados que incluyen reponedores, personal de limpieza y vigilantes de seguridad, reduciendo así significativamente los puestos de trabajo que crea una superficie de alimentación tradicional. Incluso podría reducir aún más el número de empleados si Amazon instala robots que se encarguen de las tareas de reposición, otra de las opciones que está estudiando.

El sindicato internacional de trabajadores del sector de la alimentación (UFCWIU) de EE.UU. ha acusado a Amazon de «querer eliminar la mayor cantidad de trabajos posibles». La compañía, sin embargo, se defiende asegurando que ha creado más de 500.000 puestos de trabajo en el país y que sus salarios suelen ser muy superiores al mínimo requerido en los diferentes estados.

La compañía de Jeff Bezos asegura que su objetivo es que se pueda comprar con mayor privacidad, pero lo cierto es que el hombre más rico del planeta después de lanzar sus tiendas sin cajas ha conseguido que las acciones de su compañía crezcan consiguiendo así que aumente considerablemente su inmensa fortuna.

Fuentes: CNN, El Mundo, 20 Minutos, Xataca