El plan de la Inspección de Trabajo contra los golpes de calor presentado hoy por la vicepresidenta Segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, es insuficiente y no ha sido coordinado con los agentes sociales.

El Ministerio en que se debe cumplir el deber de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores por parte de las empresas según la  Ley 31/1995 y es fundamental la adopción de medidas preventivas por parte de las empresas en este periodo de elevadas temperaturas.

UGT considera que hay que ir más allá de informar a las empresas de  la obligatoriedad de cumplir con la normativa en prevención de riesgos laborales  y es absolutamente necesario, reforzar y dotar de más recursos humanos a  la Inspección de Trabajo  porque es la única forma de aumentar el número de actuaciones inspectoras programadas y controlar de manera eficaz el cumplimiento de la normativa.

Los delegados y delegadas de UGT denuncian las posibles situaciones de riesgo, tal y como vienen haciendo. Y, en este sentido, insiste en que los centros de trabajo sindicalizados son centros de trabajo más seguros. Si el Gobierno quiere frenar y acabar con los accidentes de trabajo es necesario que abra una mesa de diálogo social y se potencie desde la misma la  figura del Delegado/a Territorial. Esto permitiría llegar a las empresas que no tienen representación, lo que, sin duda, ayudaría  en la lucha contra la siniestralidad laboral.

«Desde el sindicato llevamos tiempo reclamando que se tomen medidas para evitar los efectos de las altas temperaturas porque las olas de calor son cada vez más frecuentes en algunos territorios ya se han alcanzado temperaturas extremas», denuncia UGT.

España es un país especialmente vulnerable a los efectos del calentamiento global. Las temperaturas medias de todas las estaciones son cada vez más elevadas, sobre todo en verano. Un verano que se ha vuelto cada vez más largo, llegando a abarcar cinco semanas más que a comienzos de los años 80. Además, según el último informe presentado por AEMET, la temperatura media en nuestro país ha aumentado en 1,7ºC desde la época preindustrial y en el peor de los escenarios podría incrementarse hasta 5ºC a finales de siglo.

Los impactos derivados del aumento de la temperatura ponen en riesgo la salud de las personas trabajadoras. Especialmente vulnerables son aquellas que desarrollan su jornada a la intemperie (jardinería, limpieza, construcción, etc.) y la de aquellas que llevan a cabo sus labores en lugares cerrados sometidas a altas temperaturas (como cocinas, hornos, etc.). Todo ello, junto a la obligatoriedad de las mascarillas (cuyo uso eleva la temperatura corporal), puede empeorar patologías previas (como enfermedades cardíacas) y aumenta las posibilidades de sufrir accidentes laborales.

Cumplir la legislación y la jornada

Ante esto, desde UGT demandan que las empresas cumplan la legislación relativa a la prevención de riesgos laborales en esta materia tal como marca la  Ley 31/1995, y cumplan y respeten la jornada intensiva de verano, si así lo tienen recogido en sus calendarios laborales o convenios colectivos.

El sindicato subraya que los trabajadores deben ser informados sobre los riesgos existentes en sus puestos de trabajo, así como de las medidas preventivas que deben aplicarse. Algunas de ellas, señala la organización, son la utilización de protección (gorra, crema solar, etc.), que debe ser facilitada por la empresa; hidratarse de forma continuada y realizar descansos a la sombra; y reducir la exposición al sol en las horas de más calor, adaptando para ello los horarios de trabajo para evitarlas durante la realización de la mayor carga de trabajo. Aparte, las empresas deben adoptar medidas para garantizar la protección de las trabajadoras embarazadas.

Además, desde UGT exige a las instituciones públicas y a la Inspección de Trabajo, a que de manera urgente, extremaran la vigilancia para evitar los accidentes laborales derivados de la exposición a altas temperaturas, puesto que los accidentes en el trabajo son una lacra que ya se ha cobrado la vida de demasiadas personas trabajadoras en nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA