Un estudio publicado este mes revela que al menos tres de cada cien muertes de estos cetáceos pueden atribuirse directamente a problemas derivados de comer plástico.

Los científicos advierten de que se trata de un problema “infravalorado en unos océanos que reciben cada año 12,7 millones de toneladas de plásticos, porque solo una pequeña parte de los cetáceos que mueren cada año llega hasta la costa y una parte más reducida aún pasa por una necropsia.

El Instituto de Sanidad Animal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), publica en la revista Environmental Pollution 36 casos más de cetáceos con cuerpos extraños en su estómago, de los que 13 murieron por ingerirlos (el 2,79 % del total).

Cuando un cetáceo cuando come plástico sufre problemas gastrointestinales de todo tipo, que incluyen graves obstrucciones, úlceras sangrantes y perforaciones de estómago.

“El impacto de la basura marina en los cetáceos constituye una preocupación de primer orden y debería seguir siendo analizada y comparada con otras áreas geográficas”, resumen los autores del estudio.

Deja un comentario