Eldiario.es


El parlamentario del PNV Iñigo Iturrate ha afirmado que su formación «no pone vetos» a que Unidas Podemos «esté o no» en el Gobierno de España, sino que sus «líneas rojas» son un Ejecutivo que «no tenga en su programa electoral la invasión de competencias» vascas, «ni tampoco poner en riesgo la estabilidad y el desarrollo económico» de Euskadi y de su autogobierno.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Iturrate ha destacado que el PNV, «desde el primer momento», ha dicho que están «abiertos a negociar, a dialogar» y también que no ponen «líneas rojas ni vetos a nadie», por lo que supone que «está habiendo conversaciones, porque esa ha sido la disposición del PNV desde el principio».

A su entender, «lo que sorprende es lo contrario, el veto, el que pone condiciones, los que dialogan a través de los periódicos, y los que plantean sus propuestas a través de una carta abierta en un periódico».

«Ese no es el estilo del PNV de hacer política ni de hacer frente a unas negociaciones, y supongo que si se está dialogando y negociando se está haciendo con seriedad y con el interés de garantizar la estabilidad institucional», ha dicho.

Iturrate ha afirmado que el PNV está «con la voluntad de garantizar la estabilidad institucional y con la disposición a facilitar un gobierno que, según el resultado de las últimas elecciones generales, parece que no puede ser otro que el que encabece el PSOE con Pedro Sánchez».

No obstante, ha precisado que «una cosa es la disposición del PNV al diálogo, a no vetar a nada y a no poner líneas rojas», y «otra cosa es que eso suponga dar por sentado el apoyo del PNV a la investidura de un presidente español, lo que no se ha producido más que en dos ocasiones a lo largo de la historia, una investidura de Felipe González y una de José María Aznar después de unos acuerdos muy concretos y muy cerrados que beneficiaban sustancialmente a Euskadi».

En ese sentido, ha indicado que «las líneas rojas» del PNV en la negociación son «aceptar un gobierno que no tenga en su programa electoral invasión de competencias de la Comunidad Autónoma Vasca, ni tampoco poner en riesgo la estabilidad y el desarrollo económico no solamente de Euskadi, sino del entorno que necesita un hábitat estable y razonable para garantizar el progreso y el mantenimiento de los servicios públicos».

«Nosotros no vetamos ni decimos de qué partido tiene que haber ministros o no tiene que haberlos, qué fórmula de gobierno tiene que ser, no ponemos vetos a que Podemos esté o no esté en el gobierno, lo que sí ponemos vetos es a que las competencias de Euskadi estén garantizadas, que no se viole nuestras competencias y que se garantice el desarrollo del autogobierno vasco», ha remarcado.

Iturrate ha insistido en que el PNV no pondría ‘objeción’ a la entrada de ministros de Podemos en el Gobierno, sino que se va a fijar en «para qué se firma ese hipotético gobierno, cuál es el programa, y cuáles son los compromisos a los que llega» y «vigilando muy estrechamente que esos compromisos, que ese programa de gobierno y que esa acción de gobierno no invada competencias de Euskadi, y se comprometa con el desarrollo del autogobierno y con el desarrollo económico de Euskadi».

«ACTITUD DE FORMAR GOBIERNO»

«Si eso se garantiza por el gobierno que sea, nosotros no vamos a poner vetos en ese sentido a nadie», ha insistido, para afirmar que no ve «a ningún partido español en posición, en actitud y en acciones concretas en aras a formar un gobierno y a garantizar la estabilidad institucional».

Según ha dicho, el PSOE «está fiando el futuro a la suerte o a que las cosas caigan de maduras», y Podemos está «mirando de reojo, con un tacticismo y una obsesión por los cargos y por determinada representación».

«No veo compromiso real, no veo lo que tantas veces se ha llamado patriotismo, ni patriotismo constitucional», ha criticado, para reconocer que «existe la tentación de que alguien se emborrache con los resultados de la encuesta del CIS», que mejora los resultados del PSOE en unas nuevas elecciones, pero «una encuesta es una fotografía fija de un momento y hay muchas experiencias a lo largo de la política europea en las que se han adelantado elecciones porque pensaban los mandatarios que estaban en un buen momento electoral y se han estrellado».

En su opinión, sí se está por la vía de convocar elecciones es «una opción de riesgo», y cree que «lo responsable y razonable con los plazos normales, a pesar de las dificultades de cualquier conformación de gobierno, es que estuviéramos con un gobierno o a punto de constituirlo».

Por otro lado, no considera que el Gobierno del Estado dependa de la negociación en Navarra, sino que «depende más del tacticismo con el que están actuando los cuatro o cinco grandes partidos españoles».

Ver en Eldiario.es