Antonio Sánchez, el empresario que hizo el pozo de Totalán (Málaga) al que cayó el pequeño Julen el pasado 13 de enero, ha asegurado hoy a la jueza instructora que él cerró la prospección con una piedra y tierra.

El pocero ha comparecido en el Juzgado en calidad de testigo durante unos cuarenta minutos y ha relatado cómo dejó el pozo tras comprobar que no tenía agua, cómo se lo encontró tras el accidente y algunos datos concretos sobre la prospección.

Ha argumentado que tras la caída de Julen, de 2 años, él mismo comprobó en la finca que se había rebajado la zona y que no estaba la piedra con la que había tapado el sondeo para buscar agua.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario