Le reforma legislativa aprobada en Mendoza permitía la utilización de sustancias químicas como cianuro y ácido sulfúrico. 

La calle ha ganado. Las protestas llevadas a cabo por los ciudadanos en la provincia argentina de Mendoza ha logrado que el gobernador, Rodolfo Suárez, anunció este jueves que el Ejecutivo local no reglamentará los cambios de la ley que prohibía el uso de químicos en la minería.

La Legislatura había votado a favor de modificar la normativa para permitir el uso de componentes como cianuro y ácido sulfúrico en la actividad extractiva. Como respuesta a esto, y en defensa del medio ambiente, miles de personas se movilizaron en varias localidades, teniendo como epicentro la casa de Gobierno en la capital provincial, donde se produjeron incidentes entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Rodolfo Suárez indicó que «no va a estar vigente esta ley hasta que no se reglamente y vamos a hacer una gran convocatoria al diálogo y a la información de la gente». Además, existe la posibilidad de que se lleve a cabo una consulta popular de carácter vinculante para saber si la mayoría de la población aprueba o rechaza la megaminería.

Suárez indicó también que se intenta «asustar» a la población con desinformación. «La prioridad es garantizar la paz social. No voy a hacer nada en contra del pueblo mendocino».. «Vamos a convocar al Arzobispado, los sindicatos, partidos políticos, las universidades y las distintas organizaciones. No vamos a hacer nada sin consenso social», razonó el político.

Así, con el anuncio oficial, se espera por ver qué mecanismos políticos se aplicarán para dar marcha atrás a las modificaciones.