Jaime Alonso, portavoz de la Fundación Francisco Franco, maniobró con empresarios amigos para mejorar el tratamiento de Vox en los medios de comunicación. Así se desprende de las conversaciones publicadas este martes por la Cadena Ser, en las que el hasta ahora presidente del partido en León, Carlos Portomeñe, asegura que Alonso le hizo una oferta en este sentido.

Esta charla se desarrolló en octubre del pasado año y, en ella, se hizo especialmente hincapié en el empresario José Luis Ulibarri, propietario de televisiones, periódicos y radios e implicado en la ‘operación Enredadera’. «Jaime Alonso va a hablar con Ulibarri porque debe haber salido ya de la cárcel. Le he pedido que hable con él para que el tratamiento nuestro sea como merecemos y él me ha dicho que le va a hacer caso», comenta el expresidente de Vox León al que era su ‘número dos’, José Carlos Rúa, y le subrayaba: «¡Y fíjate los medios que controla! Le he dicho que necesitamos que nos abran hueco de vez en cuando».

Según Portomeñe, la respuesta de Alonso fue: «Eso déjalo de mi mano». En una segunda charla, los dos dirigentes de Vox celebran una portada de un periódico de Ulibarri: «Hoy nos sacan, mira (…) Joder, qué diferencia con lo de antes».

La Cadena Ser también ha publicado una tercera conversación telefónica entre el vicepresidente de Vox, Víctor González Coello de Portugal, y un exdirigente de la formación de ultraderecha en la provincia. «Jaime Alonso en un señor que se ha acercado a Vox, que colabora y que nos encanta. Es muy inteligente», explica González Coello a su interlocutor. La charla se produjo el pasado sábado.

No es la primera vez que se revelan las conexiones entre el partido de ultraderecha en León y la fundación franquista. Tal y como adelantó este lunes la emisora mencionada, el propio Portomeñe celebraba el contacto de Jaime Alonso como «la llamada del millón», ya que estaba interesado en colaborar en la financiación del partido y, según sus palabras, tiene «línea directa» con el líder de Vox, Santiago Abascal.

 

DEJA UNA RESPUESTA