Pablo Casado vuelve a acercar al Partido Popular a las medidas de extrema derecha e insiste de nuevo en su defensa del veto parental que Vox está exigiendo en las comunidades en las que apoya gobiernos de la derecha.

«El vicepresidente del Gobierno dijo ayer ‘Por supuesto que no, porque los hijos no se inscriben en el registro de la propiedad, se escriben en el registro civil’. ¿Y en el libro de familia no, señor Iglesias?», reflexionó Casado este domingo en un acto del partido en Murcia. «¿Verdaderamente hoy siguen manteniendo que mis hijos no son míos?», ha indicado al Gobierno.

«¿Me están diciendo que es como dicen a las familias en Cuba, que los niños son de la revolución? ¿Vamos a llegar a que los niños también delaten a sus padres cuando no son buenos revolucionarios como pasa, a día de hoy, en Cuba?», ha preguntado Casado interpelando a diferentes miembros del Gobierno.

«Cuando hoy una ministra de Educación dice en un diario vasco que yo me equivoco por decir que los hijos son de sus padres, mi preocupación es máxima, porque todo el mundo se puede equivocar», ha dicho, refiriédose a una entrevista que Isabel Celaá concedió a El Correo Vasco, en la que tacho de «inaceptable en democracia» las palabras de Casado pidiendo al Gobierno que «saque sus manos de las familias» y ha insistido en que «no se puede confundir patria potestad con propiedad».

El líder del PP se ha preguntado si «quieren romper la Constitución y los derechos de un padre sobre su hijo» porque, ha subrayado, la Carta Magna «en el artículo 27 consagra la libertad de los padres para que decidamos la educación de nuestros hijos».

Casado ha acusado también al Gobierno de utilizar el veto parental como «cortina de humo» para «tapar» el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado. «¿Por qué hace esto ahora? Porque han nombrado a una fiscal general del Estado siendo diputada del PSOE. No mordamos el anzuelo. Hay que romper esas cortinas de humo y romper esos globos sonda», ha sentenciado.

Así, ha asegurado que la «receta» para la educación en España «es la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos». «Nadie nos va a dar lecciones de principios», ha dicho.

Para el presidente del PP, el veto parental es una medida que «está bien» pero que «no descubre la pólvora». «La libertad de nuestros compatriotas es que nadie meta la mano en nuestros hogares. Me parece muy bien que los padres tengamos que autorizar un curso fuera del currículo educativo», ha indicado.