Redacción

El PP gallego ha aprobado este martes en solitario la polémica reforma de la Ley de Salud de Galicia de 2008 y lo ha hecho con una protesta a las puertas del Parlamento de Galicia y con una tribuna llena de alcaldes de los municipios que forman parte de las áreas sanitarias que desaparecerán con la nueva norma. Aurelio Núñez Centeno, el portavoz popular, presentó la reforma sanitaria ahora aprobada y pidió “tiempo” para que sea valorada.

Aurelio Núñez (PP), Eva Solla (En Marea), Julio Torrado (PSdeG) y Montse Prado (BNG)

La reforma de la ley de salud fue impulsada por la Xunta sin ser anunciada ni en el programa electoral del PP ni del discurso de investidura del presidente, tras ser sometida la exposición pública en agosto y ser aprobado su proyecto por el Gobierno gallego en el puente de diciembre.

La reforma suprime las áreas sanitarias de A Mariña, Monforte, O Salnés y O Barco. Los populares argumentan que los hospitales de esas comarcas están siendo ampliados, pero los tres grupos de la oposición han coincidido en enumerar los numerosos defectos que presenta la atención sanitaria en esas zonas y la sobrecarga de trabajo que tienen los profesionales.

La oposición ha presentado la protesta social como ejemplo del deseo de la ciudadanía de contar con más sanidad pública frente a la intención del Gobierno gallego de facilitar la progresiva privatización de servicios. Sin embargo, el PP inició una ofensiva política en los últimos días para tratar de desmitificar la movilización indicando que se basa en “mentiras“.

La reforma ha sido fue finalmente aprobada con los votos favorables del PP y el voto en contra de los tres grupos de la oposición. Al debate y votación no ha asistido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Deja un comentario