El diputado Antón Sánchez ha denunciado que en el año 2018 sólo se concedieron dos ayudas desde el Programa de Viviendas Vacías de la Xunta, lo que supone un «fracaso absoluto» de las políticas sociales del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo, que sólo sirven «para fortalecer a los especuladores» en contra de los intereses de la ciudadanía.

La estadística demuestra que el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo apenas ha atendido las miles de peticiones de acceso a un alquiler social / Creative Commons

El viceportavoz del Grupo Parlamentario de En Marea y portavoz nacional de Anova compareció este lunes ante los medios delante del edificio de A Patiña, en Cambre (A Coruña), donde 50 familias se encuentran en riesgo de desahucio tras la adquisición del inmueble por parte de la empresa Haya Real Estate, bajo el control del fondo buitre norteamericano Cerverus.

Vídeo Recomendado:

«Donde antes había gente que vivía con unos precios de alquiler social, con límites a esos precios de alquiler, ahora se permite que un fondo buitre compre esas viviendas que fueron hechas con dinero público para hacer negocio» -denunció-.

Para Sánchez, los datos de 2018 publicados recientemente por el Instituto Galego de Vivenda e Solo «son demoledores» dado que el PP vendió el programa de manera estelar «para la movilización de la vivienda vacía». De hecho -explicó-, desde Programa de Viviendas Vacías de la Xunta sólo se concedieron dos ayudas por un «montante ridículo» de 6.986 euros, lo que significa el 5,37% de lo presupuestado «de una partida que ya se había reducido a la mitad en 2017» y donde existió un porcentaje de ejecución del 3,32%. «En resumen, después de tres años desde la creación del Programa de Viviendas Vacías se han incorporado alrededor de 20 inmuebles y no se adjudicaron ni la mitad, y eso cuando existe un registro de casi 10.000 personas en Galicia como solicitantes de vivienda de alquiler social» -expuso el diputado-.

Antón Sánchez considera que «un fracaso absoluto» de tal magnitud «exige la asunción de responsabilidades políticas» y «un giro total en las políticas de vivienda en Galicia «para frenar la auténtica sangría que se está produciendo y que puede agravarse».

«Se está dando una subida espectacular del precio del alquiler en Galicia, especialmente en las zonas urbanas, cuando no ocurre lo mismo con los ingresos o la estabilidad laboral de la gente, lo que se traduce en nuevos desahucios o en la posibilidad estructural de emancipación de nuestra juventud» -alertó el diputado-.

Como solución el parlamentario ha apostado por un parque público de viviendas de alquiler social «paa darle solución a las personas y como mecanismo regulador de los precios de mercado» con la incorporación de vivienda vacía o con la construcción de nuevas viviendas cuando sea necesario.

Para Antón Sánchez se deben de tomar medidas efectivas para que las viviendas en manos de los grandes especuladores «no queden vacías y cumplan con su función social» poniéndose a disposición «de quien más las precisa». Por ese motivo, ha anunciado que seguirá trabajando desde el Parlamenot de Galicia para proponer «medidas alternativas» al tiempo que acompaña a la sociedad que denuncia esta situación frente a la operación de propaganda de la Xunta a la búsqueda de soluciones «que beneficien a la mayoría social».