Tal y como desvela ElDiario.es, el PP de Pablo Casado, el consultor Aleix Sanmartín y su empleado, el politólogo valenciano Josep Lanuza, fueron autores de la campaña tóxica para desincentivar el voto de la izquierda en las elecciones al Congreso del 20N, las segundas generales celebradas en 2019.

El consultor político usó prácticas tramposas similares a las puestas en marcha por Donald Trump en su campaña utilizó fondos del Partido Popular para atacar a fuerzas de izquierda, sobre todo PSOE y Podemos.

Esta campaña sucia estaba basada en la publicación de una serie de anuncios en Facebook pero también en cartelería por las calles para desmovilizar a la izquierda en aquellos comicios, algunos de cuyos mensajes fueron lanzados en nombre de Íñigo Errejón. Una farsa que los documentos oficiales entregados por el Partido Popular al Tribunal de Cuentas y al Registro Mercantil han desvelado.

Lanuza no solo trabajaba para un asesor de Pablo Casado, sino que sus empresas cobraron centenares de miles de euros del Partido Popular en los comicios del 28A, donde Pablo Casado obtuvo uno de los peores resultados de la historia de su partido. 

Publick Worldwide, la empresa que administra Josep Lanuza, recibió entonces 411 400 euros del partido de Pablo Casado, según se indica en los documentos enviados al Tribunal de Cuentas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 63524e7d-a90f-4267-93b1-0c5fa6abe19d_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
Fuente: ElDiario