El acuerdo andaluz trae cola en Europa. Sobre todo porque se ha producido en plena precampaña para las elecciones del 26 de mayo. Unos, populares y liberales, intentan circunscribirlo a Andalucía y que les salpique lo menos posible. Otros, en la izquierda, intentan erosionar a sus adversarios por llegar a gobiernos con acuerdos con la extrema derecha. 

Si este jueves el líder de los liberales europeos, Guy Verhofstadt, celebraba la llegada de Ciudadanos a su máximo cargo institucional sin tener en cuenta que lo hacía gracias a los votos de Vox; este viernes ha sido el candidato socialista a la Comisión Europea y vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, quien ha entrado en el asunto para censurar los pactos con la extrema derecha.

Esteban González Pons, jefe de la delegación del PP en el Parlamento Europeo, ha respondido duramente a Timmermans, pidiendo incluso que renuncie a su cargo si va a “hacer campaña y atacar gobiernos regionales por motivos políticos”.

Pons afirma que “PP y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo de coalición para terminar con 40 años de régimen socialista. Vox no formará parte de este Gobierno”. Y añade: “Timmermans muestra preocupación por un Gobierno futuro, pero parece ciego ante los aliados radicales de Pedro Sánchez en el Parlamento (desde la extrema derecha a la extrema izquierda), aquellos que hace un año intentaron romper la integridad de España y el Estado de Derecho”.

Deja un comentario