El viceportavoz del Grupo Común da Esquerda y portavoz nacional de Anova Antón Sánchez denuncia que en la localidad lucense se está aplicando el Plan Sectorial Eólico aprobado en 2002, «de cuando los aerogeneradores eran aproximadamente la mitad de altos y tenían la mitad de amplitud en sus aspas».

Todos los grupos del Parlamento de Galicia a excepción del PP han criticado la excesiva proximidad de los aerogeneradores de Endesa a algunos núcleos habitados de Paradela por las molestias y riesgos que puede entrañar para la población residente / Creative Commons

Esta situación, en la que turbinas eólicas de 140 metros se instalan cerca de poblaciones habitadas, forma parte para el diputado del «modelo del expolio» que está siendo impulsado y permitido por el Partido Popular, un modelo «con cierto aire colonial» tal y como ya ocurrió en Galicia en décadas anteriores.

Durante el debate de una Proposición No de Ley para instar a la suspensión de los proyectos eólicos de Enel Green Power España / Endesa en Paradela (Lugo) celebrada esta semana en el Parlamento de Galicia, Sánchez recordó que la situación viene de lejos, con los ríos gallegos ocupados por grandes empresas como Iberdrona o Naturgy, «haciendo millones y millones a costa de los recursos naturales y de las leyes que ellos mismos hicieron a través de testaferros en los diferentes gobiernos que después acaban en los consejos de administración de las eléctricas», dejando «muy poco» en cuanto a impuestos y empleo, porque estas infraestructuras «se gestionan desde muy lejos» y sus infraestructuras «están amortizadas».

«Tuvimos también el expolio del lignito, en Meirama y As Pontes -continuó Sánchez- donde durante dos décadas Endesa y Gas Natural Fenosa / Naturgy extrajeron el lignito para quemar en las térmicas, pero ahora se acabó el lignito y ahora Endesa cierra la puerta, se va después de haber agotado unos recursos naturales. Y ahora está ocurriendo lo mismo con el viento, con la misma lógica».

ALTA RENTABILIDAD PARA LAS EMPRESAS PERO NO PARA LA GENTE EN EL NEGOCIO EÓLICO DESARROLLADO EN GALICIA

El diputado explicó que el negocio anual en Galicia ronda aproximadamente los 600 millones de euros, pero que sin embargo, «sólo quedan las migajas» a través de un modelo «que crea poco empleo» y en el que no se está desarrollando la tecnología asociada a la implantación de parques eólicos que contribuya a la fijación del empleo.

«Tenemos un recurso natural y nuestro territorio a disposición de unas pocas empresas que se están haciendo de oro con estos recursos, cuando nosotros creemos que podría ser un recurso para fortalecer, para ayudar a la población rural, para crear rentas en el rural y fijar población, lo que se podría hacer sin pasar por encima de los derechos de la gente» -detalló-.

Sánchez considera que el modelo desarrollado por el PP «es un modelo negativo para Galicia» y «deliberadamente deseñado» para que un recurso natural como el viento «esté en manos de unos pocos y no se democratice», cuando Galicia tiene «unas condiciones insuperables» para el planteamiento de «un modelo de generación distribuída cerca de los lugares de producción y con pequeñas instalaciones en manos de la gente», siguiendo además las recomendaciones de la directiva europea sobre energía eólica.

LEGISLACIÓN A MEDIDA

El parlamentario explicó que lejos de actuar en base a las recomendaciones europeas, «deliberadamente se hicieron leyes a favor de este modelo» como la Ley 5/2017, de fomento de la implantación de iniciativas empresariales en Galicia, más conocida como «Ley de Depredación» y que los parques eólicos de Endesa en Paradela forman parte «de la oleada de proyectos que se están implantando por lo civil o por lo criminal en Galicia» como en el caso del parque eólico «Serra do Oribio», que se está instalando en plena Red Natura. Una legislación favorecida por el PP de Alberto Núñez Feijóo que reduce los plazos, las garantías y dificulta a la gente la defensa de sus intereses ante este tipo de instalaciones.

«En Paradela también hay gente que va a sufrir la instalación de estos aerogeneradores para que después Enel, una empresa pública italiana que controla Endesa haga negocio, esa Endesa que cierra la puerta y deja a los camioneros y auxiliares de As Pontes en la estacada y sobre la cual el Partido Popular no dice nada a pesar de que tiene grandes cargos y ex-dirigentes del Partido Popular en su consejo de administración» -criticó el diputado en su intervención».

Sánchez recordó que «cualquiera puede ir a ver lo que pasa en Paradela, donde se están instalando molinos de 140 metros de altura aplicando el mismo Plan Sectorial Eólico del 2002 cuando los aerogeneradores eran aproximadamente la mitad de altos y tenían la mitad de amplitud en sus aspas«.

Por este motivo, el parlamentario manifestó su rechazo a la implantación de los nuevos parques eólicos de Endesa en Paradela: «Nosotros estamos en contra de que se instalen así los eólicos en Paradela, porque creemos que se debe hacer partiendo de un escrupuloso respeto a la gente del rural, a la gente que aún aguanta viviendo en el rural, porque la despoblación del rural no es casualidad sino que están a echar a la gente con cosas como esta, sin ningún respeto al patrimonio, al paisaje, y sobre todo sin que sirva para generar riqueza a la gente del rural«.

PUERTAS GIRATORIAS

Para Sánchez, sin embargo, el PP no está por la defensa de la población rural «sino más a otras cosas», como «esas puertas giratorias» y a la participación en los negocios de Endesa «como siempre participó». «El Sr. Pizarro, el Sr. Aznar y el Sr. De Guindos que pasaron por su consejo de administración y que evidentemente es un pago bastante pobre para los muchos beneficos que ustedes le dieron y le están dando a esta empresa» -espetó el diputado a la parlamentaria popular Julia Rodríguez Barreira-.

«Cuando se facturan 600 millones de euros a partir de un recurso natural y del territorio gallego y de leyes elaboradas por cámaras que deberían velar por el interés general y el 90% del capital eólico gallego acaba siendo extranjero, en manos de fondos buitre, bancos, o empresas como Endesa y Enel, es que quien hizo eso, quien hizo esas leyes y las aprobó trabajaba para esas empresas, cuando ese negocio podía acabar en manos de la gente» -aseveró-.

«Hay muestras históricas de lo que ustedes hicieron en este país a nivel energético, que es regalarle a esas empresas el negocio y de lo que están haciendo con el viento y eso sí, sin importarles nada la gente. Es un auténtico escándalo, ustedes son los testaferros de estas grandes empresas y todo se entiende a partir de ahí» -concluyó el diputado en su defensa de la iniciativa, que fue apoyada por todos los grupos de la Cámara a excepción del PP-.

Vídeo Recomendado:

1 Comentario

  1. Pues yo soy un vecino de Paradela, casi en la tercera edad y aunque no vivo ahora mismo allí, he visto que los negocios vuelven a tener gente y que los terrenos que muchos vecinos tenían sin labrar, ahora rentan algo. Tenemos una población muy envejecida y esto por lo menos, ayuda económicamente. Solo veo criticas pero ni una sola alternativa.

Deja un comentario