Las grandes industrias consumidoras han asegurado que en 2019 se pagó la electricidad en España un 26,5 por ciento más cara que en el mercado alemán y un 20,9 por ciento más que en el francés, siendo el precio medio del mercado eléctrico diario español de 47,7 euros por megavatio hora (MWh).

Estos datos se dan pese al buen comportamiento registrado en diciembre, mes en el que los constantes temporales abarataron la generación gracias a la producción eólica.

Las diferencias entre estos mercados además se mantienen en las previsiones para este ejercicio 2020.

La industria electro-intensiva considera los precios de la energía «un asunto vital», ya que la electricidad llega a representar el 50% de sus costes de producción.

Alemania tiene mucha producción renovable y cubre su hueco térmico principalmente con carbón y Francia produce tres cuartas partes de su electricidad a partir de la energía nuclear. Tanto el carbón como la nuclear resultan energías de respaldo muy baratas lo que aligera los costes de producción.

Aege asegura que es preciso que se apruebe inmediatamente medidas que mejoren la competitividad de la industria básica para que recupere la certidumbre en un futuro viable y apuntale este pilar básico del estado del bienestar y sigue alertando de la urgente necesidad de lograr precios eléctricos similares a los de los principales competidores europeos.