Tras las reuniones del presidente Pedro Sánchez se prevé que la dirección del Gobierno continúe virando hacia los intereses de los grandes fondos.

Esta semana pasada el presidente del Gobierno de España se reunía en Estados Unidos con los grandes magnates de fondos buitre y entidades bancarias, tras las cuales, y después de las primeras conclusiones superfluas, comienzan a conocerse los detalles reales.

Fernando H. Valls escribía para La información que «la Ley de Vivienda ha entrado en barrena con el ‘cortejo’ de Sánchez a grandes fondos». «Ninguna de las dos partes tienen en el horizonte la posibilidad de alcanzar un acuerdo en el corto o medio plazo», añade.

Desde la formación morada, Unidas Podemos, que cabe recordar es socia de gobierno, lo que ha levantado más ampollas ha sido el vitoreado encuentro de Sánchez con el CEO de BlackRock Laurence D. Fink. Aunque tampoco pasaban desapercibidas sus otras reuniones con otras grandes compañías con intereses inmobiliarios.

Posterior a dichas reuniones, a través de fuentes gubernamentales, confirman que uno de los asuntos que se pusieron sobre la mesa fue la polémica Ley de Vivienda, concretamente el apartado que pretende regular los precios del alquiler.

presidente

Las mismas fuentes añaden que Sánchez se limitó a expresar el compromiso del Gobierno con la «seguridad jurídica» y, «por tanto, a tranquilizar a estos grandes fondos».

El periodista Miquel Ramos comentaba la noticia y aseveraba que «el presidente @sanchezcastejon promete a los fondos buitre norteamericanos que seguirá echando a las familias de sus casas para que sigan especulando. Este patriotismo es igual al de la banderita en la muñeca y la cuenta en Suiza».

3 Comentarios

  1. Es una realidad que, gracias a los gobiernos PP sobre todo, los fondos, buitres o pajaritos, son dueños de las viviendas que regentan. O hacemos la Revolución o tratamos de jugar lo mejor posible con las cartas que hay sobre la mesa, nos gusten o no; lo demás son pamemas y postureo.

DEJA UNA RESPUESTA