El presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, anunció este jueves en Bucarest las dos preguntas del referéndum que se celebrará el 26 de mayo próximo sobre el sistema judicial del país.

La consulta propone prohibir cualquier amnistía e indulto para políticos corruptos y plantea impedir que el Gobierno pueda adoptar decretos de emergencia que afecten el sistema judicial y penal de Rumanía, informa la agencia de noticias Agerpres.

«Los ciudadanos tienen que decidir si quieren que los condenados por corrupción eliminen los efectos de su condena y si quieren que el Gobierno adopte ordenanzas de emergencia en áreas sensibles como el derecho penal y la organización del poder judicial», dijo el jefe de Estado.

El presidente, enfrentado al actual gobierno, de orientación socialdemócrata y populista, señaló que «los rumanos han demostrado que no aceptan la corrupción y el robo de dinero público».

«Estamos presenciando un constante ataque a la Justicia, llevado a cabo con ordenanzas de emergencia», advirtió Iohannis sobre los más recientes planes del Gobierno, liderado por la primera ministra Viorica Dancila.

Rumanía, considerado uno de los países más pobres y corruptos de Europa, preside este semestre la Unión Europea (UE), a la que accedió en el año 2011.

Además de reformar la Justicia en su favor, el Gobierno rumano trata de impedir desde hace semanas que la conocida ex fiscal anticorrupción Laura Kovesi se convierta en la primera fiscal general de la UE.

El ejecutivo de Dancila ha creado una Oficina de Investigación propia contra supuestos delitos de corrupción en la Justicia que imputó recientemente a Kovesi, quien se encuentra en pleno proceso de selección para el cargo comunitario.

En el pasado la magistrada fue responsable de numerosas sentencias por corrupción contra políticos, socialdemócratas y de otras ideologías.