El Gobierno dotará de un fondo de 750.000 euros a las ayudas para la recuperación de la Memoria Democrática, de los cuales el 60% (400.000 euros) estará destinado a la exhumación de fosas para recuperar los restos de personas enterradas, tal y como recoge el BOE de este miércoles.

El Ejecutivo no aprobaba un plan de subvenciones similar desde 2011, debido a la falta de asignación económica en este ámbito en los presupuestos. Con esta partidas, el departamento se compromete «con carácter inmediato» a desarrollar proyectos relacionados con la Memoria Democrática para apoyar a las víctimas y a las asociaciones memoralistas, según recoge en un comunicado el Ministerio.

De los 750 000 euros del presupuesto, algo más de 400.000 euros irán destinados a actividades relacionadas con la exhumación de los cuerpos enterrados en fosas, y estarán dirigidos a asociaciones, fundaciones y otras entidades privadas sin ánimo de lucro, así como universidades y organismos públicos de investigación, entre otros.

Sin embargo, tal y como denuncia Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), esos 750 000 euros de presupuesto del Gobierno para Memoria Histórica son insuficientes.

El Ejecutivo Andaluz, formado por el Partido Popular y por Ciudadanos, con la muleta de Vox, ha destinado 265.000 euros al proceso de excavación en el cementerio sevillano de San Fernando en Sevilla: en la fosa de Pico Reja, con 1.103 asesinados por los fascistas, entre ellos el Padre de la Patria Andaluza, Blas Infante. Llamativo, cuanto menos, que un gobierno de derechas destine un cuarto de millón de euros de sus presupuestos cuando la partida nacional es de solo 750 000 €.

La denuncia de Silva va más allá, recordando que «el Gobierno responde a la existencia de miles de desaparecidos y desaparecidas por la represión franquista con unas subvenciones». «¿Se subvenciona a las víctimas del terrorismo hasta que se acabe un importe o es un derecho para todas?», se pregunta.

El presidente de la ARMH recuerda en su mensaje en su cuenta personal de Twitter que «Los derechos humanos no se subvencionan, los derechos humanos se garantizan».