La Comisión del Centro del Clínico Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) denuncia la absoluta falta de medios y reclama a la Administración gallega «la máxima protección de los trabajadores» frente a la incidencia del Covid-19.

La Comisión de Centro del CHUO denuncia la crítica situación que atraviesan los profesionales por la falta de medios y reclama «máxima protección» para la plantilla

Fuentes hospitalarias indican en un comunicado publicado en redes sociales que la «rápida expansión» del coronavirus «está haciendo muy difícil la labor de todos los días», pero que «lo más frustante es la falta de medios» al carecer de mascarillas, batas ni gafas, así como también de fonendoscopios, pulsiosímetros y respiradores, monitores o material de cuidados intensivos suficiente para la seguridad del personal sanitario y de los propios enfermos. En el caso de los respiradores, y mientras Alberto Núñez Feijóo enviaba 11 desde el Gobierno gallego a la Comunidad de Madrid, tuvo que recurrir a la sanidad privada para habilitar una de las unidades de recuperación UCI.

Por ello, desde la Comisión de Centro del CHUO, así como desde la Comisión Delegada de Verín y la Comisión de Centro de Atención Primaira del Área de Ourense, Verín y O Barco exigen una acción inmediata por parte de las autoridades dado que aunque «toda la población» está «colaborando de manera ejemplar» para frenar la expansión del virus «es el personal sanitario el que de manera directa está enfrentándose con la infección».

De hecho -denuncian-, el número de sanitarios infectados «crece a un ritmo más que preocupante», pues si el domingo 22 de marzo había un total de 29 profesionales afectados, a día 27 ya son 63. Por este motivo manifiestan que ya no resulta posible «esperar más» y se necesita «protección, seguridad y material», la realización de las correspondientes pruebas para conocer la incidencia del COVID-19 entre los sanitarios, y, de no llevarse a cabo, se justifique la no realización de los test pertinentes porque «la escasez no vale de justificación».

«Pedimos el apoyo de todo el mundo, la comprensión de la población, agradecemos los aplausos, pero exigimos de las autoridades que nos protejan» -demandan-, porque «a este ritmo, en pocos días la población va a quedar sin cuidadores que la cuide«.