El príncipe Carlos, heredero a la corona británica, y su esposa, Camila, duquesa de Cornualles, participaron este jueves en diversos actos en las Islas Caimán en su penúltimo día de viaje de dos semanas por el Caribe.

En un día donde el primer ministro del territorio británico, Alden McLaughlin, lo concedió como festivo, el príncipe Carlos arrancó su agenda a las 09.00 (13.00 GMT) hora local, estrenando una piscina en el centro deportivo Cayman Brac, islote de Islas Caimán.

Tras el acto, el príncipe Carlos visitó el Instituto Marino del Caribe Central en Little Cayman, donde conversó con un grupo de niños escolares, y ofreció una transmisión subacuática.

Luego, el príncipe fue transportado en helicóptero a la Escuela Superior Clifton Hunter y después acudió al Jardín Botánico Reina Isabel II, donde estrenó un jardín infantil.

La agenda del príncipe Carlos culminó con una visita al Hotel Ritz-Carlton, donde se reunió con miembros de la División de Operativos Aéreos de la Policía caimanés, la cual ayudó a proveer ayuda a las islas Turcos y Caicos tras el paso de los huracanes en el 2017.

Por su parte, Camila, duquesa de Cornualles, estrenó a las 10.00 hora local (14.00 GMT) el centro de enfermos terminales Jasmine Villa en Gran Caimán, y una hora más tarde realizó un recorrido por el Crisis Centre’s Estella’s Place, donde fue recibida con un tema de rap de parte de unos niños y obsequiada con un pastel.

La duquesa también visitó la Escuela Primaria George Town, donde los alumnos llevaron a cabo una comedia en el nuevo centro artístico del colegio.

La visita del matrimonio real concluirá en la noche de este jueves en el Castillo Pedro St. James Castle, donde serán obsequiados con detalles locales y una presentación musical con artistas del patio.

Durante este evento, el príncipe Carlos le otorgará al diputado gobernador de las Islas Caimán, Franz Manderson, con la Orden del Imperio Británico.

La pareja real arribó el miércoles a las Islas Caimán, tras viajar a Cuba, donde lograron ser los primeros integrantes de la familia real en visitar dicho país.

En Cuba, el príncipe Carlos colocó el martes pasado, la primera piedra para la instalación de un parque solar, el primer proyecto a gran escala de su tipo que será desarrollado por una entidad británica en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), el mayor centro empresarial cubano.

El proyecto es ejecutado con una inversión de unos 45 millones de libras (equivalentes a 59,42 millones de dólares) por la empresa Mariel Solar S.A, surgida de una licitación de la compañía estatal Unión Eléctrica de Cuba, que fue otorgada a la empresa británica Hive Energy.

La gira por el Caribe de la pareja real comenzó el 17 de marzo en Santa Lucía.

La agenda del príncipe Carlos y Camila en el Caribe incluyó visitas a San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves y Granada.

El príncipe Carlos visitó el Caribe por última vez a finales de 2017 después de la devastación provocada por los huracanes Irma y María, cuando se desplazó hasta Dominica, Antigua y Barbuda y las Islas Vírgenes Británicas.