El proceso electoral de Panamá entró este lunes en su recta final con el traspaso de la fuerza pública al ente rector de los comicios y llamados a participar masivamente en las votaciones del próximo domingo, cuando se elegirá al nuevo presidente del país y miembros del Parlamento, entre otros cargos.

En un acto oficial en la sede del Tribunal Electoral, los magistrados de ese organismo recibieron el decreto firmado por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, que oficializa que a partir de este lunes tienen bajo su mando a unos 25.000 agentes de las cuatro fuerzas de seguridad pública del país.

Esta situación, prevista en las leyes y que busca garantizar «la libertad, honradez y eficiencia del sufragio», se mantendrá hasta que sea proclamado el próximo jefe del Estado, recordó en su discurso el presidente del Tribunal Electoral, Heriberto Araúz.

El funcionario destacó lo «altamente fructífera» que ha sido la colaboración entre las fuerzas de seguridad y el ente de los comicios «en estos casi 30 años de vida democrática», y llamó a los panameños a acudir en masa y en paz a las urnas el próximo domingo.

En el mismo acto, el presidente Varela expresó su «absoluta confianza» de que la democracia de Panamá «ha construido los mecanismos de transparencia (…) para certificar la pureza de los comicios y la honestidad en el escrutinio del voto».

Resaltó la «madurez cívica» de los panameños y el «compromiso de los partidos políticos con la democracia», y llamó a sus compatriotas «a salir a votar masivamente» para que el próximo domingo sea «una gran fiesta entre hermanos» que celebre «la victoria de la democracia, que es la victoria de un país y de un pueblo».

Varela pidió a los siete candidatos presidenciales en contienda que sigan manteniendo la campaña de altura que han desarrollado hasta ahora, con «algunas pocas excepciones».

«Esta es una elección muy diferente a la que yo participé, es una elección reflejo de la paz, el respeto, el diálogo, la libertad de expresión, la neutralidad del Ejecutivo y todas sus instituciones, y sobre todo reflejo del nuevo código electoral», que ha permitido tener un país «que sigue trabajando» en plena contienda, agregó.

Precisamente los estrechos márgenes para la propaganda establecidos en las nuevas normas que rigen los comicios son señalados por los analistas como los precursores de un ambiente electoral más bien apagado en Panamá.

La campaña comenzó el pasado 4 de marzo y culminará a la medianoche del próximo jueves, cuando también quedará vedada la publicación de sondeos, por lo que los candidatos están quemando sus últimos cartuchos.

El primero en cerrar oficialmente su campaña, el sábado pasado, fue el aspirante presidencial del gobernante Partido Panameñista, José Blandón, quien descartó el tradicional gran mitin callejero y optó por una jornada en la que invitó a los ciudadanos a hacer «buenas acciones», como limpiar playas o visitar asilos.

En un mensaje final frente a una audiencia conformada por niños y transmitido en directo por sus redes sociales, el exalcalde de la Ciudad de Panamá reiteró su oferta de un «cambio profundo» para Panamá mediante una asamblea constituyente.

De acuerdo con las encuestas disponibles, Blandón acapara menos del 10 % de la intención de voto, muy lejos del aspirante del tradicional Partido Revolucionario Democrático (PRD), el exministro Laurentino «Nito» Cortizo, que obtiene entre 49 % y 27 %.

El cierre de campaña de Cortizo, un político de 66 años con mensaje nacionalista y de mano dura contra la corrupción, será el próximo miércoles en la capital panameña.

El aspirante del opositor Cambio Democrático (CD), Rómulo Roux, segundo según las encuestas y quien ofrece devolver a Panamá el esplendor económico, ha dejado entrever que no realizará un acto masivo para poner punto final a su campaña proselitista.

El independiente Ricardo Lombana, que ha logrado colarse tercero en los sondeos, cerrará el martes en el interior una campaña en la que ha enarbolado la bandera antisistema y anticorrupción.

Los candidatos restantes y sin prácticamente posibilidad de triunfo, los independientes Ana Matilde Gómez y Marco Ameglio y el abanderado del izquierdista Frente Amplio por la Democracia, Saúl Méndez, mantienen para los próximos días un cronograma de recorridos por la capital y el interior del país.

Más de 2,7 millones de electores están convocados a las urnas el próximo 5 de mayo para elegir presidente y vicepresidente, diputados a la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano (Parlacen), alcaldes, representantes de corregimiento y concejales.

Fuente

1 Comentario

  1. Espero que como país seamos responsables al dar nuestro voto. El cual no se vende, pues la dignidad de un pueblo y su democracia no tiene precio.

Deja un comentario