En rueda de prensa desde la sede del partido en Ferraz, Ábalos ha señalado que el principio de acuerdo por el que Ciudadanos concurrirá junto a UPN en Navarra en las elecciones generales, forales y algunas municipales «expresa debilidad».

«Cuando uno empieza a intentar sumar es porque es consciente de su debilidad», ha advertido Ábalos, que incluye en el bloque de la derecha en Navarra a PP y Vox, partido este último que, en su opinión, impondrá su relato.

Pero Ábalos no se ha limitado a hablar sólo de la situación de debilidad de Ciudadanos en Navarra, sino también en Castilla y León, donde las irregularidades detectadas en las primarias han hecho variar el resultado, y el candidato será finalmente Francisco Igea en lugar del fichaje procedente del PP, Silvia Clemente.

Más allá de las irregularidades, a Ábalos lo que más le ha llamado la atención en este proceso es el bajo nivel de participación en esas primarias, donde apenas han votado un millar de militantes. «Dice mucho de la fortaleza de un partido. Son niveles de participación tremendamente bajos», ha resaltado antes de recordar que quien se alzó con la victoria en esas primarias, pero con irregularidades, fue Clemente, presentada por la dirección de Ciudadanos como «la gran alternativa».