El concepto de lo público se encuentra referido al valor creado por el Estado a través de la calidad de los servicios que presta a la ciudadanía, las regulaciones que gestiona para el bienestar de toda la sociedad y el ejercicio de creación de políticas públicas que buscan satisfacer necesidades propias de la población. Esto puede ser en el sector sanitario, en el farmacéutico, en el docente…

Sin embargo, parece que es algo que aún no entiende el actual Gobierno. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido la eficacia y la rapidez de la colaboración público-privada durante la pandemia del Covid-19 a la hora de fabricar y suministrar material sanitario de primera necesidad, lo que ha permitido responder al desafío de «salvar vidas» al que se enfrentaba la sociedad española.

Durante la cena de gala del 34 Encuentro de la Economía Digital y de las telecomunicaciones organizado por Ametic, Maroto ha señalado que desde el inicio de la pandemia la prioridad del Gobierno fue «proteger la salud de la población y salvar vidas» y, para ello, era necesario desarrollar una reserva estratégica de producción nacional de productos higiénico-sanitarios y reducir la dependencia de terceros países.

«El objetivo era disponer de material médico suficiente para abastecer al sistema nacional de salud y al conjunto de la población. Sin duda, la colaboración público privada ha respondido al desafío que teníamos: salvar vidas», ha incidido.

El trabajo de colaboración entre el Ministerio y Ametic se desarrolló desde que fue declarado el estado de alarma en marzo para potenciar las capacidades de producción de las empresas españolas, cuya actividad estaba encuadrada en otros sectores industriales, como automoción, aeroespacial o digital, a fin de fabricar y suministrar material sanitario de primera necesidad.

Un ejemplo de esta colaboración fue poner en común a tres empresas, Hersill Medical Devices, Escribano Mechanical y Engineering y Grupo Premo, con un equipo técnico de la Secretaría General de Industria y Pyme y Ametic para aumentar las capacidades de producción y suministro de respiradores homologados para las UCI.

Asimismo, Maroto también ha destacado la línea de Mondragón o Sybol para la fabricación nacional de mascarillas y garantizar el abastecimiento en un contexto de «altísima presión» en los mercados internacionales en este contexto de pandemia.

«La empresa española ha sabido estar a la altura de las circunstancias en uno de los momentos más difíciles que hemos vivido como país en los últimos años», ha incidido la ministra de Industria, Comercio y Turismo.

En este sentido, ha defendido que la colaboración público-privada ha respondido «con eficacia» en tiempo récord y se han sentado las bases industriales para que en el futuro el país este «mejor preparado ante eventuales crisis sanitarias».

El Estado se encuentra inmerso en todos los aspectos de calidad de vida de los ciudadanos, como la salud, la educación, la cultura, el trabajo, el medio ambiente. Es por esto ideal que el buen gobierno y las políticas de transparencia sean el camino hacia la generación de valor público.