Los casi 65 millones de euros que el rey de Arabia Saudí ingresó en una cuenta vinculada a la sociedad Lucum Foundation y en cuyos estatutos aparece la firma del rey emérito Juan Carlos I le están costando muchos disgustos al anterior jefe de Estado y al actual, a pesar de encontrarse hace años en las manos de Corinna Larsen.

Mientras la estrategia de Corinna, del asesor suizo Arturo Fasana y del abogado Dante Canonica para librarse de las acusaciones de blanqueo de capitales es dirigir la responsabilidad hacia el entonces jefe de Estado, este martes el Gobierno de Pedro Sánchez ha desvinculado al rey Felipe VI de las actuaciones de su padre al mismo tiempo que ha subrayado su total respeto y compromiso con la justicia.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha insistido en que las actuaciones de la justicia suiza se dirigen al antiguo jefe del Estado y que no tienen ningún impacto en el actual recordando también que Felipe VI renunció a la herencia de su padre.

Además ha defendido que todos somos iguales ante la ley y ha insistido en que el Ejecutivo colaborará con todos los requerimientos y cuestiones de dentro y fuera de España, cuando así se lo soliciten.

«Ante la Justicia, cada uno responde de forma individual. Las personas que son llamadas o requeridas en los tribunales tienen que responder de forma individual a la cuestión que los jueces puedan dictaminar fuera y dentro de nuestro país. Por tanto, el alcance que tienen las informaciones que hemos conocido llega hasta las personas que están directamente involucradas. Será la Justicia la que tendrá que determinar y aclarar las posibles responsabilidades a las que hubiere lugar de todos y cada uno de aquellos que están compareciendo ante los tribunales. Nuestra función será auxiliarlos y ayudarlos en la medida de nuestras posibilidades», señaló Montero.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, al igual que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, han transmitido un mensaje de «tranquilidad, serenidad y confianza». Campo ha recordado además los principios de igualdad ante la ley y de presunción de inocencia, también para las altas instituciones del Estado, y ha pedido confianza en la Justicia.

Montero ha destacado el compromiso del Gobierno en la lucha contra el fraude fiscal en alusión al hecho de que el presunto dinero que el rey emérito recibió de Arabia Saudí no fuese declarado a la Administración española y ha alegado que nunca se ofrece información sobre las investigaciones dela Agencia Tributaria.

A pesar de que el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, también estaban presentes en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros no se pronunciaron sobre el tema.