“Los líderes independentistas están acusados de haber realizado una serie de actuaciones. No son presos políticos, no son personas procesadas por sus ideas sino por sus actuaciones, calificadas como delitos muy graves en contra del Estado y del marco de derecho”, ha señalado

Por ello, ha pedido que no se politice este proceso y se deje hablar a la justicia, defendiendo que el juicio va a ser “transparente”. Éste comienza a celebrarse este martes en el Tribunal Supremo, apenas 14 meses después de iniciarse la investigación criminal contra los presuntos responsables de delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos relacionados con el referéndum ilegal del 1-O y la fallida Declaración Unilateral de Independencia (DUI) de 27 octubre de 2017.

Deja un comentario