Aunque está por ver su capacidad de pactar para formar gobierno, el PSOE ha sido el partido más votado el 28A, a pesar de que las cifras estén muy lejos de las que alcanzaban los socialistas antes de la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

Cuando aún quedan por contar un 30 por ciento de los votos, se han contabilizado ya 5,268 millones de votos para el PSOE, muy cerca de los 5,4 millones que logró el propio Sánchez en 2016.

En términos porcentuales, la cifra mejora ligeramente los resultados de Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011, un 28,76 por ciento, en una contienda que fue todavía principalmente bipartidista, entre PSOE y PP. En 2011 la derrota del PSOE resultó en 110 escaños, y ahora la victoria, con el escrutinio cerca del 70 por ciento, le reportará 123.

Fuente