La Ejecutiva del PSOE ha renovado el ducado que el dictador Francisco Franco concedió a José Antonio Primo de Rivera a título póstumo. La supresión de los nombramientos de la dictadura ha sido una de las promesas del actual Gobierno en funciones, sin embargo el PSOE todavía no ha sido capaz de acabar con estos títulos nobiliarios.

Relacionadas:

Javier Ortega Smith: José Antonio Primo de Rivera es «uno de los grandes hombres de la historia»

El historiador Raimundo Cuesta dice que “Unamuno fue un profeta en el infierno del 1936”

Dictadores, fascistas, genocidas y nazis enterrados en el Estado Español

«La sucesión en el título de Duque de Primo de Rivera, con Grandeza de España, ha sido solicitada por don Fernando María Primo de Rivera y Oriol, por fallecimiento de su padre, don Miguel Primo de Rivera y Urquijo», reza la nota del Ministerio de Justicia publicada en el Boletín Oficial del Estado, según denuncia la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

ARMH ha denunciado la continuidad de este tipo de títulos nobiliarios concedidos por Franco durante los 40 años de dictadura . «El Gobierno renueva el ducado con grandeza de España que el dictador Francisco Franco concedió póstumamente al fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, en 1948. ¿Sigue reconociendo la democracia a los líderes fascistas? ¿Es un agravio a las víctimas?», señalan en un tuit.

El dictador concedió, por decreto del 18 de julio de 1948, el ducado al fundador de la Falange. Otro de los títulos concedidos a título póstumo fue el de la Condesa del Castillo de la Mota, otorgado a Pilar Primo de Rivera.

Imagen

La Falanje y Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera creó, junto a Julio Ruiz de Alda, el Movimiento Español Sindicalista, embrión de la futura Falange Española, movimiento político de carácter fascista que, como tal, nació desconfiando de los métodos democráticos e intentó imponer un Nuevo Estado de carácter totalitario y corporativo. En sus puntos iniciales ya estaban presentes los conceptos que Primo de Rivera manejaría a lo largo de su corta vida política: una España unida por un destino universal que supere la lucha de clases y los nacionalismos, la concepción de un hombre nuevo portador de valores eternos y una justicia social que proporcione al hombre una vida digna y humana; todo esto, con un sentido de catolicidad.