Pedro Sánchez continúa con la ronda de contactos con colectivos sociales en su propósito de formar gobierno al margen de la última propuesta del PP, que insiste en que la candidatura de Pablo Casado podría tener éxito, si se abstuviese el PSOE.

Los socialistas persiguen el objetivo, ya con fecha, de «formar un gobierno progresista en este septiembre», según ha manifestado la ministra portavoz, Isabel Celaá. Para ello, sin embargo, Sánchez necesitaría, entre otros, el apoyo de Unidas Podemos, formación con la que de momento no parece que se vaya a reunir.

Por otra parte, el PSOE ni se plantea favorecer una hipotética investidura de Casado. «No tiene ningún sentido», ha criticado Ábalos, «está entre la fantasía, el delirio y algo qué decir».

Entretanto, los populares siguen descartando su abstención en una investidura de Sánchez, según ha reiterado la portavoz popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que este martes sentenciaba que «el PP solo se abstendría si el señor Sánchez se hiciera una lobotomía política».

En Génova sostienen, no obstante, que un acuerdo encabezado por el líder de los populares sí tendría éxito. En este sentido, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, ha indicado que «el PP y Ciudadanos han dado muestras absolutas de una interlocución fluida».

Una fórmula que en Ciudadanos creen que no costaría construir, pero que no contemplan. «¿Se abstendría [el PSOE] en relación con una posible formación de gobierno por parte de Ciudadanos y el PP? Me parece verdaderamente imposible», ha afirmado el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal.