Vox ha vetado este martes la aprobación de una declaración institucional en el Senado contra el racismo que el grupo de Izquierda Federal quería promover en apoyo al movimiento ‘Black Lives Matter’ surgido tras el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd.

La propuesta necesitaba unanimidad para ser aprobada y los tres senadores de Vox que están integrados en el grupo Mixto han impedido que salga adelante.

Para Vox el documento pretende «distraer a los españoles» y no lo ha respaldado porque «dada la situación por la que atraviesa España» la Cámara Alta «debería centrarse en los problemas nacionales» como determinar los muertos del coronavirus o «salvar al país del colapso económico».

El borrador de declaración de Izquierda Confederal recuerda que: «A pesar de los avances en igualdad, el racismo sigue marcando la historia actual de Estados Unidos y recientemente hemos tenido que lamentar un nuevo caso de violencia policial contra personas negras». Se trata de «un episodio más de los elevados niveles de violencia y discriminación que sufre la ciudadanía afroamericana y el resto de etnias que componen la sociedad estadounidense».

Además la propuesta de declaración afirma que el Senado vive con «preocupación» esta «violencia contra la población negra y migrante» y recalca que el movimiento «Black Lives Matter» ha hecho que en 140 ciudades de todo el mundo miles de manifestantes hayan salido a la calle para pedir el fin del racismo, apoyado por políticos de diferentes ideologías.

El rechazo a esta declaración ha abierto un debate entre los grupos sobre la posible revisión de la manera en que el Senado acuerda sus declaraciones institucionales y entre las opciones barajadas se ha planteado la posibilidad de que los portavoces leyeran la declaración en el próximo pleno aprovechando su turno de intervención o bien que se haga mediante una moción que se lleve a votación del Pleno.

Cristina Narbona, vicepresidenta primera del Senado, ha afirmado que se busca expresar la condena «mayoritaria» al racismo por parte de la institución y de todos los grupos parlamentarios a excepción de los tres senadores de Vox.

«Quiero trasladarles la unanimidad que existía en todos los grupos e incluso en los representantes del Grupo Mixto que no pertenecen a Vox. Esa es sin duda una posición ampliamente mayoritaria en la Cámara, el resto de partidos que están presentes son claramente contrarios al racismo y a sus formas», ha señalado Narbona.

Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, ha tachado la posición de Vox de «ataque a la democracia y a la Constitución» y ha cargado también contra el PP porque «amparan a la ultraderecha pactando con ella», por los acuerdos autonómicos y municipales entre ambos partidos.

«Los que aceptan el apoyo de los votos de Vox, saben ya que lo hacen dependiendo de una fuerza que no cree en la convivencia y que apoya la división y el conflicto en nuestra sociedad. Deben reflexionar si es posible gobernar una democracia junto a una fuerza que no cree en ella», ha señalado.