El regente del estado malasio de Pahang, Tengku Abdullah, se perfila como el próximo rey de Malasia tras la abdicación de Muhammad V de forma inesperada el pasado 6 de enero, informan hoy los medios malasios.

Abdullah, que será proclamado sultán de Pahang (centro) el próximo martes en sustitución de su padre enfermo, es el principal candidato al trono de Malasia, que usa un sistema rotatorio cada cinco años entre los nueve sultanes que tiene el país.

Muhammad V, sultán de Kelantan, de 49 años, anunció por sorpresa y sin dar una razón su renuncia a la corona tras dos años en el trono.

Su renuncia tuvo lugar después de que el monarca se casara con la miss rusa de 25 años Oksana Voevodina en un ceremonia en noviembre en Moscú.

Días después, al menos tres personas fueron detenidas por publicar comentarios insultantes contra Muhammad V en Facebook y Twitter, y serán procesadas bajo la ley de Sedición, que prevé penas de entre 5 y 20 años de prisión.

El Gobierno malasio anunció además una nueva ley para proteger a la monarquía de insultos y ataques y “garantizar que los soberanos estén protegidos de calumnias infundadas y de ataques de personas irresponsables”, según dijo el pasado jueves Liew Vui Keongel, ministro del departamento del jefe de Gobierno.

Un consejo de los sultanes malasios, junto con cuatro gobernadores de estados sin familia real, se reunirá el 24 de enero para decidir quién de ellos asume la jefatura del Estado, cargo para el que será proclamado el 31 de enero.

El monarca tiene un cargo protocolario y de representación del país en actos oficiales, aunque ejerce influencia moral, sobre todo entre la población malayo-musulmana.

Abdullah, de 59 años, es el cuarto hijo (el mayor de sexo masculino) del sultán Ahmad Shah, de 88 años.

El regente estudió en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y es presidente de la Federación Asiática de Hockey, así como miembro del Consejo de la FIFA, la federación internacional de fútbol.

El linaje de los sultanes de Malasia se remonta a los sultanatos malayos del siglo XV.

Deja un comentario