Decía Quim Monzó que «el Senado no sirve más que para ejercer de centro de día de políticos caducados». Y añadía que «ese montaje grotesco denominado Senado se mantenga en esta época de penurias es una indecencia». Sin embargo, Apple no puede estar de acuerdo con esta afirmación: a la multinacional sí le resulta muy útil.

El martes se celebró el primer Pleno de la nueva legislatura y se aprovechó la presencia en la Cámara Alta de todos los senadores para que recogieran los nuevos móviles y tabletas que se les han asignado, todos ellos de la marca Apple. La Cámara ha cambiado también de compañía telefónica desde este uno de enero y ha pasado de Vodafone a Orange.

Orange ha entregado a la Cámara 440 teléfonos, como se le exigía en el contrato: 300 smartphones de última generación y gama alta, y otros 140 de gama media. La compra de tabletas ha costado casi 358.392 euros y el contrato telefónico, 896.152 por 25 meses de servicio, incluido en ambos casos el IVA. En total, 1,25 millones de euros.

El concurso para la renovación de las tabletas se resolvió en mayo del año pasado. La Cámara adjudicó a la empresa Asseco Spain SA el suministro de 275 iPads. Las tabletas no habían sido aún repartidas por la brevedad de la legislatura anterior y la repetición de las elecciones generales de abril en noviembre.

El nuevo contrato con Orange por 896.152,92 euros supone una rebaja con respecto a Vodafone que había ganado el concurso anterior por un precio de 1,085 millones.

Los teléfonos de gama alta son iPhones con una tarifa plana mensual y envío masivo de SMS a móviles y en los de gama media, repartidos entre personal de la Cámara Alta, el uso es más limitado, 40 horas en llamadas de media por aparato al año.

Según los datos recogidos de los 300 teléfonos de gama alta en 2018 se realizaron 383.334 llamadas a otros operadores móviles, por un total de 19.024 horas de conversación, así como otras 92.406 llamadas a móviles de la misma compañía (era entonces Vodafone) que duraron 5.340 horas. Se establecieron 13.294 llamadas en «itinerancia» (desde o a países de la UE) y se enviaron 21.497 SMS. Entre todos los tipos de llamadas, desde estos teléfonos se habló durante 31.772 horas, 106 horas de conversación al año de media por aparato.

Mientras que desde los teléfonos de gama media en 2018 se realizaron 59.353 llamadas a teléfonos de otra compañía (2.788 horas) y 60.522 llamadas a números fijos y móviles del propio Senado (1.105 horas).