El Senado italiano ha aplazado hasta la próxima semana el debate sobre la crisis de gobierno que vive el país, frustrando la ofensiva del ultraderechista Matteo Salvini, líder del partido Liga, para convocar elecciones anticipadas.

Salvini puso fin la semana pasada a su coalición de gobierno con el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), en un intento por capitalizar el aumento de su popularidad con la convocatoria de unos comicios que le podrían convertir en primer ministro.

No obstante, su plan no está avanzando como desearía, ya que tanto el M5S como los partidos de centroizquierda en el Parlamento están buscando fórmulas para evitar la celebración de elecciones unos cuatro años antes de lo previsto, y pretenden formar una mayoría alternativa en su lugar.

La Liga presentó una moción de censura al gobierno, pero el Senado no solo rechazó su petición de que sea debatida el miércoles, sino que decidió que el primer ministro, Giuseppe Conte, informe a la Cámara alta sobre la crisis el 20 de agosto.

“¿Qué es más bonito, más democrático, más digno que dar de nuevo la elección a la gente?”, dijo Salvini al Senado en un discurso que fue interrumpido de forma constante por gritos desde las filas de otros partidos debido al populismo del dirigente ultra.

En una decisión inesperada, Salvini dijo que aceptó una demanda del M5S de votar de manera inmediata una de sus principales políticas, para reducir el número de parlamentarios de 945 a 600, pero sólo a cambio de que sea seguido por unas elecciones nacionales.

Salvini dijo a los periodistas que la elección podría celebrarse aún en octubre, sin importar si la reforma del M5S es aprobada por el Parlamento.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario