Rebelión y Sororidad

El “Sí” ha triunfado en el referéndum celebrado este viernes 25 de mayo en Irlanda por 68% según las encuestas a pie de urna y tras el reconocimiento de la derrota de la campaña anti-aborto. Esta victoria implica la eliminación de la disposición constitucional que prohíbe el aborto en todas las circunstancias salvo si existe riesgo para la vida de la embarazada.

La disposición, conocida como Octava Enmienda, convertía la ley sobre el aborto de Irlanda en una de las más restrictivas del mundo. Ahora se sustituirá por un texto que habilitará al Parlamento a legislar sobre el aborto y podrá reformarse la ley existente. Una demanda por la que el movimiento feminista irlandés lleva luchando años y que ahora se materializa en esta victoria del Sí.

La Octava Enmienda se incluyó en la Constitución Irlandesa en 1983 y  protegía “el derecho a la vida del nonato”, haciendo que el aborto legal haya sido prácticamente imposible en Irlanda incluso en casos de violación o de malformaciones graves en el feto.

Según el Comité de Derechos Humanos de la ONU y Amnistía Internacional, eliminar esta disposición era necesario ya que ahora mismo cada día, una media de 10 mujeres y niñas salen de Irlanda para acceder al aborto en otro país y se calcula que otras tres toman pastillas para abortar importadas sin asesoramiento médico. Con el uso de pastillas para abortar en Irlanda se arriesgan a sufrir una sanción penal, incluida una pena de hasta 14 años de prisión.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, perteneciente al partido conservador democristiano Fine Gael, ha promovido la celebración del Referéndum al considerar injusta la actual ley. Se prevé que a raíz de la victoria del Sí, el Parlamento debata en breve una nueva legislación de plazos, que podría permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro semanas.

Existe ya una propuesta de borrador para esta nueva ley elaborada por la Asamblea Ciudadana Irlandesa y en la que se ha consultado a organizaciones feministas y expertas en derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. El Sí ha sido apoyado también por el Sinn Féin, incluso por algunos sectores del conservador Fiana Fail.

Deja un comentario