El sida puede causar 7,7 millones de muertes en 10 años

Acabar con las desigualdades que impiden controlar el VIH/sida requiere medidas políticas valientes que destinen los fondos necesarios para detener esta pandemia.

Si no se abordan las desigualdades, si los gobiernos no se lo toman en serio, en los próximos 10 años podría haber más de siete millones de muertes relacionadas con el sida. El programa Onusida alertó en un informe que en los próximos años pueden producirse en el mundo 7,7 millones de muertes provocadas por el sida, si las desigualdades que envuelven el tratamiento del síndrome provocado por el VIH no son abordadas con urgencia.

Este miércoles 1 de diciembre se celebra el Día Mundial del Sida y Onusida, el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH/Sida, pidió erradicar esta pandemia porque solo así se detendrán, al menos, 4,6 millones de todas esas muertes evitables con tratamiento.

La directora ejecutiva d Onusida, Winnie Byanyima, hizo un “llamamiento urgente a la acción”, porque si la cobertura de los servicios para el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se mantiene constante a niveles de 2019, ocurrirán esos casi ocho millones de muertes evitables.

“Si bien ya antes estábamos lejos del camino para poner fin al sida, los obstáculos ahora son mucho mayores, puesto que la covid-19 sigue azotando al mundo con fuerza, lo que obliga a interrumpir los servicios de prevención y tratamiento del VIH, la escolarización, los programas de prevención de la violencia y mucho más”, afirmó en un mensaje con motivo del Día Mundial.

Byanyima señaló que “no nos podemos ver obligados a elegir entre poner fin a la pandemia de sida hoy y prepararnos para las pandemias del mañana. Con un único enfoque exitoso lograremos ambos objetivos. Pero, tal y como estamos ahora, no vamos bien”.

Atajar desigualdades

Las infecciones no caen en la forma que se requiere para acabar con la pandemia para 2030, como se había puesto la meta. En 2020, se ha contabilizado 1,5 millones de infecciones por VIH. En el caso de África, seis de cada siete nuevas infecciones se producen entre los jóvenes y se estima que en 2020 hubo 220.000 nuevos casos entre las adolescentes y mujeres jóvenes (15-24 años) en el África subsahariana.

Onusida insiste en que sin una acción audaz contra las desigualdades, no será posible poner fin a la pandemia del sida, el síndrome de inmunodeficiencia humana, detener la covid o prepararse para futuras pandemias.

El ritmo de las pruebas del VIH cayó de manera uniforme el año pasado y menos gente con el virus comenzaron un tratamiento en 40 de los 50 países que ofrecen información al programa. Igual sucedió con los servicios de prevención contra el virus.

“Aún es posible poner fin a la epidemia para 2030”, ha asegurado el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje para el Día Mundial del Sida. “Sin embargo, eso nos exigirá una acción gradual y una mayor solidaridad. Para vencer al sida y crear resiliencia contra las pandemias del mañana, necesitamos más que nunca una acción colectiva”, remarcó.

Compromisos

Durante una Reunión de Alto Nivel sobre el Sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los Estados miembros adoptaron una nueva Declaración política sobre el VIH y el sida muy ambiciosa y alcanzable: Acabar con las desigualdades y estar en condiciones de poner fin al sida para 2030. En esa declaración se establecieron cinco elementos fundamentales dentro del plan, pero hasta ahora no se ha aportado financiación para llevarlos a cabo:

  • Infraestructura dirigida por la comunidad y centrada en las personas.
  • Acceso equitativo a medicamentos, vacunas y tecnologías sanitarias.
  • Apoyo a los trabajadores en las primeras líneas de la pandemia.
  • Derechos humanos en el centro de las respuestas a la pandemia.
  • Sistemas de datos centrados en las personas que pongan de manifiesto las desigualdades.

“Ya sabemos qué es lo que funciona: hemos visto respuestas brillantes en algunos lugares, pero es necesario aplicarlas en todas partes y para todos. Contamos con una estrategia efectiva que los líderes acordaron este año en la ONU, pero que debe implementarse en su totalidad”, indica Onusida.

“Hemos llegado a una encrucijada. Debemos elegir qué líderes queremos: aquellos que apuestan por acciones audaces, o aquellos otros que se limitan a actuar a medias”, insiste el programa que conduce la lucha mundial contra el VIH/sida.

Acabar con las desigualdades que impiden controlar el VIH/sida requiere medidas políticas valientes que destinen los fondos necesarios para detener esta pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA