Así lo ha anunciado en rueda de prensa, acompañado del adjunto al Síndic, Jaume Saura, después de que Torra registrara una petición el lunes para saber qué debía hacer el Govern, una decisión que se comprometieron a acatar.

Hasta este miércoles el lazo amarillo se ha mantenido en la fachada del Palau de la Generalitat pese a la petición de la JEC, algo que en caso de incumplirse puede derivar en una sanción administrativa e incluso en un procedimiento judicial por desobediencia.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

DEJA UNA RESPUESTA