El sindicato CNT, desde su Comité Confederal, se une al apoyo que las movilizaciones y el llamamiento a la huelga general por las pensionistas en Euskadi y Nafarroa para este 30 de enero. La central anarcosindicalista tacha de “justas” estas reivindicaciones que pasan por asegurar el sistema de pensiones, devolver la edad de jubilación a los 65 años y que se computen los últimos 15 años de cotización en el cálculo, entre otras. “La demostración de fuerza, capacidad de cambiar las injusticias a través de la unidad y la lucha, que los pensionistas de este país están demostrando, es un aliciente y un ejemplo para todas las personas trabajadoras”, asegura el sindicato.

La huelga general, que está convocada para el próximo día 30 de enero, tiene como exigencias “la recuperación el poder adquisitivo perdido de pensiones y salarios y su revalorización automática en función como mínimo del incremento del coste de la vida como mínimo y una pensión mínima de 1.080 €”. Además, como desde CNT se indica, también se exige en esta huelga que la jubilación sea a los 65 años, y jubilación anticipada a los 61 años, con 30 años de cotización y reducción de los coeficientes reductores; eliminar el factor de sostenibilidad de las pensiones; tomar en consideración los últimos 15 años para calcular la pensión; no penalizar el computo de cotizaciones en los contratos a tiempo parcial (computo, día trabajado igual a día cotizado); derogar las reformas laborales de 2010 y 2012 y un Salario Mínimo Interprofesional de 1.200 euros. En definitiva, las movilizaciones pretenden “garantizar el sistema de pensiones”.

“Estas justas peticiones de los pensionistas, son para el futuro de todas las personas de este país, ya que los pensionistas, tienen su pensión y les han aplicado los recortes, es una lección de solidaridad con las futuras generaciones, que no debemos de olvidar”, asegura el sindicato CNT.