La cartera de Castells se suma a la vicepresidencia de Iglesias; el ministerio de Igualdad de Irene Montero; el de Trabajo, de Yolanda Díaz, y otro para Alberto Garzón

Manuel Castells, sociólogo y economista, asumirá la cartera de Universidades. Este ministerio ha estado vinculado con el espacio político liderado por Ada Colau, clave en la elección del Castells para el cargo, gracias al acuerdo de gobierno entre Unidas Podemos y el PSOE.

Castells es catedrático de Comunicación de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. También es catedrático emérito de Sociología y Planificación de la Universidad de California en Berkeley. Es, así mismo, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

El economista ha sido catedrático visitante distinguido del MIT; catedrático visitante distinguido de la Universidad de Oxford y director de Investigación del Departamento de Sociologia de la Universidad de Cambridge. Además, Castells ha sido miembro fundador del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y del Instituto de Innovación y Tecnología (EIT) de la Comisión Europea.

El futuro ministro de Universidades es académico numerario de la Real Academia Española de Ciencias Económicas, de la Academia Europea, de la Academia Británica y de la Academia de Estados Unidos. Le han sido concedidos 23 doctorados honoris causa en todo el mundo, y es autor de 35 libros. Su obra La era de la información ha sido traducida a 22 idiomas.

Dentro del acuerdo programático entre PSOE y Unidas Podemos, se comprometen a «impulsar la simplificación de los procedimientos de acreditación de nuevos títulos académicos, respetando la autonomía universitaria y competencias autonómicas en la materia y fortaleciendo los mecanismos de coordinación entre los organismos involucrados en la verificación».

Anuncian también «un pacto por la universidad con el máximo consenso de los agentes políticos y sociales, que garantice una financiación adecuada y recursos suficientes para modernizar la universidad, ampliar su capacidad de atraer y retener talento, garantizar su acceso en condiciones de igualdad en todos los niveles de formación y adaptarla a las nuevas realidades y necesidades, y garantiza la efectividad de los derechos del personal docente, fomentando su estabilización, investigador y de administración y servicios a través de una nueva Ley Orgánica de Universidades».

Asimismo, quieren sacar adelantee «una nueva política de las becas y tasas universitarias garantizando que se consideren un derecho subjetivo según la situación de las rentas familiares, simplificándolo y haciéndolo más ágil, asegurando que la convocatoria se resuelva antes del comienzo de curso y se adelanten los ingresos», así como «la reducción de las tasas universitarias a los niveles previos a la crisis».

En el acuerdo programático también se incluye la «reducción de la precariedad y en la progresiva estabilización del profesorado universitario», la «incorporación o vinculación de las enseñanzas artísticas superiores a la educación universitaria en coordinación con la comunidad educativa y artística» y el «calendario de retorno de la deuda de los parques científicos de las universidades de todo el Estado para permitir su sostenibilidad financiera».