El tribunal presidido por Ángela Murillo lo ha dictaminado así después de que la comparecencia del inspector del Banco de España José Antonio Casaus Lara se haya alargado durante dos sesiones. Comenzó ayer contestando a la fiscal Anticorrupción Carmen Launa, para prolongarse durante más de siete horas, y ha terminado este miércoles en poco más de una hora contestando a las preguntas del resto de las defensas de los acusados.

La relevancia de la comparecencia de Casaus radicaba en que fue el inspector que advirtió sobre la “viabilidad” del grupo BFA-Bankia en el momento de su debut bursátil. El testigo envió una serie de correos electrónicos en los que indicaba que la solución de la salida a Bolsa no debía ser aprobada, pues consideraba que suponía un perjuicio para los accionistas, preferentistas y contribuyentes y advertía de que Bankia no era viable.

CASAUS CAMBIA LA “FALTA DE CORAJE” POR “DEJADEZ”

En su declaración en el proceso judicial, Casaus ha reconocido que se añadió un párrafo a posteriori en el informe con datos a 31 de marzo de 2011 que aseguraba que la entidad contaba con provisiones suficientes para los próximos dos años en contra de lo que realmente pensaba y que lo hizo “por falta de coraje”, aunque este miércoles ha matizado que fue por dejadez, subrayando que “miedo ninguno” y que “jamás le han presionado para nada”. “Siempre me he sentido absolutamente independiente”, ha remarcado.

El inspector de Banco de España también ha criticado las condiciones del ajuste laboral de Caja Madrid a finales del ejercicio 2010. “No eran compatibles con una entidad que había recibido ayudas públicas”, ha apuntado.

Del mismo modo, ha señalado que en enero de 2012 Deloitte les trasladó que el grupo BFA-Bankia no le estaba proporcionando la documentación que necesitaba para auditar las cuentas de 2011, por lo que el supervisor conocía el riesgo de que las cuentas no se auditasen o la auditoría arrojaría un resultado peor de los 400 millones que les habían presentado.

En suma, Casaus ha asegurado que se inclina por lo que dicen los peritos sobre los hechos, añadiendo que son profesionales “de primer nivel” y que le inspiran “total confianza”. “Son personas competentes, nombrados no voluntariamente, sino por sus jefes; si tuviera que inclinarme por algo, lo haría con respecto a lo que dicen ellos, es lo acertado”, ha subrayado.

MARTÍNEZ TELLO, DESPUÉS DE SEMANA SANTA

De este modo, Jerónimo Martínez Tello, que negó durante la fase sumarial haber recibido correos electrónicos donde se advertía sobre la inviabilidad y aseguró que Bankia contaba con las provisiones suficientes, testificará el próximo lunes 22 de abril. Esta posición se confronta con la declaración de Casaus, por lo que su declaración será relevante.

El lunes 22 de abril estaba previsto que fuera citado al interrogatorio el testigo Pedro González González, quien fue director del departamento de inspección IV del Banco de España, por lo que habrá que ver si con el aplazamiento de la declaración de Martínez Tello la previsión del tribunal se mantiene.

Este, junto a Casaus y Mariano Herrera (que testificó la semana pasada), dimitió de la cúpula de supervisión del organismo en febrero de 2017 tras ser llamado por la Audiencia Nacional como investigado en el ‘caso Bankia’, aunque finalmente él y el resto de los responsables de supervisión del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que habían sido imputados durante la instrucción quedaron fuera del proceso.

PEDRO COMÍN, CITADO EL 23 Y 24 DE ABRIL

En caso de que no se aplace ninguna de las citaciones, las jornadas del 23 y 24 de abril se han reservado para el interrogatorio al exdirector general adjunto de supervisión del Banco de España Pedro Comín, quien habría sido el receptor principal de los correos de Casaus advirtiendo sobre Bankia, tras haberle encargado la elaboración de un análisis DAFO de debilidades y fortalezas sobre la estructura de doble banco del grupo en abril de 2011, como relató esta semana el exinspector Pedro Bravo Llatas.

Otras citaciones que el tribunal de la Audiencia Nacional ya ha comunicado son las del exjefe de la División de Normativa Contable de Banco de España Jorge Pérez Ramírez y del exsubgobernador del Banco de España Francisco Javier Aríztegui, quienes acudirán al juicio el lunes 29 de abril.

Un día después, el martes 30, están citados a declarar en calidad de testigos el expresidente y el exvicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Julio Segura y Fernando Restoy quienes formaban parte del supervisor cuando se presentaron las cuentas de la salida a Bolsa de Bankia.

Deja un comentario