El Tribunal Supremo ha notificado este viernes la sentencia con los argumentos completos que le llevaron, hace dos semanas, a condenar a 15 años de cárcel a los cinco amigos que en los Sanfermines de 2016 agredieron a una joven en un portal de Pamplona.

La Sala de lo Penal considera que los miembros de La Manada actuaron «con pleno conocimiento» de que lo que estaban haciendo atentaba contra la libertad sexual de la víctima, «sin que en ningún momento esta prestara su consentimiento, y sin que fuera necesaria una actitud heroica de la misma para que los acusados tuvieran conocimiento de su negativa«.

La víctima había sido llevada por los agresores a un lugar «recóndito, buscado a propósito» y se encontraba «agobiada, impresionada, sin capacidad de reacción, sintiendo en todo momento un intenso agobio y desasosiego que le produjo estupor, haciendo todo lo que los acusados le decían que hiciera«.
José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero están en prisión desde el pasado 21 de junio.