Nacional

El triunfo del retroceso: la derecha gobernará todas las grandes ciudades menos Barcelona

La danza caprichosa de la democracia a veces nos lleva en una dirección inesperada, arrastrados por los vientos cambiantes de la opinión pública. En un reciente giro del destino, este viento ha soplado con fuerza hacia la derecha, favoreciendo al Partido Popular (PP) en las elecciones municipales y autonómicas. Resulta desconcertante en un territorio que ha experimentado un progreso social considerable gracias a las políticas de izquierdas, manifestado en la expansión de los derechos y la elevación del Salario Mínimo Interprofesional, entre otros avances.

En su debut en la arena estatal bajo la dirección de Alberto Núñez Feijóo, el PP ha desplegado una actuación que ha superado las previsiones más optimistas. Conquistando un 31,4% de los votos, el PP ha salido victorioso de las elecciones municipales, con un aumento de casi 9 puntos en comparación con 2019.

Aunque el PSOE ha logrado retener el 28,3% de los apoyos, un descenso leve de 1,1% respecto a hace cuatro años, el PP ha conseguido desbancar a la izquierda en las Comunidades Autónomas de Valencia, Baleares, Cantabria y La Rioja.

La derecha ha logrado quitarle el poder municipal a la izquierda en bastiones significativos como Valencia, Sevilla o Valladolid. En Barcelona, Xavier Trias ha logrado la mayor parte de los escaños, aunque aún se requiere la combinación de las fuerzas de izquierdas de PSC, Barcelona en Comú y ERC para otorgar el mando al socialista Jaume Collboni.

TALANDO DERECHOS

El verdadero error, sin embargo, radica en el corto recuerdo de los votantes. ¿Cómo pueden pasar por alto los escándalos de corrupción del PP, su negacionismo climático o su política de recortes de derechos? El acto de votar no es solo un derecho, sino también una responsabilidad que exige un escrutinio cuidadoso de los candidatos y los partidos políticos. Se trata de un deslizamiento inquietante que lleva a un abismo de impunidad y erosión de la integridad política.

La pérdida de poder de la izquierda en importantes ciudades como Valencia, Sevilla o Valladolid sugiere que los votantes pueden haber pasado por alto los escándalos de corrupción. La situación en Madrid y en comunidades como Aragón y Extremadura también está pendiente de los votos de los ciudadanos. El votar sin tener en cuenta los problemas del pasado es un error. La falta de consideración por los escándalos de corrupción y las acciones que han socavado los derechos de los ciudadanos es, sin duda, un error de juicio por parte de los votantes.

En palabras del célebre escritor y filósofo George Orwell: “En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”. Pero ¿qué pasa cuando aquellos que se supone deben representar la verdad están empapados en la sombra de la corrupción?

El legado de la corrupción del Partido Popular es tan largo como escandaloso, y los ciudadanos, en su afán por un cambio, parecen haber olvidado o minimizado este hecho. La corrupción no es un pecadillo político, es un cáncer que carcome el tejido social y debilita la confianza en nuestras instituciones.

La corrupción política es, esencialmente, un robo a la ciudadanía, y debemos considerarla como tal. Cada euro malversado es un euro menos para la educación, la salud, el desarrollo sostenible o la justicia social. ¿Cómo podemos, entonces, dejar que los partidos manchados por la corrupción gobiernen nuestras ciudades y regiones, decidan sobre nuestros derechos y nuestro futuro?

¿QUÉ SE PERDIÓ EN EL CAMINO HACIA LA DERECHA?

En esta enrevesada odisea política hacia las coordenadas derechistas, parece que hemos extraviado algo esencial en la penumbra de la senda. Al igual que en la célebre metáfora de la caverna de Platón, hemos quedado ensimismados en las sombras de la corrupción y el despotismo, perdiendo de vista las brillantes luces de la transparencia y la responsabilidad.

La fulgurante subida de la derecha no es simplemente un cambio de dirección política, es más bien un desvío ominoso desde el camino pavimentado con los bloques de la decencia política hacia un sendero sinuoso, lleno de trampas y oscurecido por las sombras de los escándalos de corrupción.

En esta curva ciega hacia la derecha, hemos perdido el norte de la justicia social y la igualdad. Hemos ignorado los indicadores de desvío y hemos continuado obstinadamente por una vía que se bifurca hacia el desprecio por los derechos civiles y las políticas de igualdad.

La senda derechista, orillada con los restos marchitos de las promesas incumplidas y regada con el licor amargo de la avaricia política, parece haberse convertido en un atajo hacia un futuro incierto, dejando a la ciudadanía en una encrucijada existencial.

¿Hemos perdido nuestra brújula moral en este recodo hacia la diestra? ¿Hemos dejado atrás los valores esenciales de la honestidad, la transparencia y la responsabilidad en el camino? Si es así, necesitamos reevaluar nuestra trayectoria y realinearla con los pilares de una sociedad equitativa, libre de corrupción.

La odisea hacia la derecha, lejos de ser un viaje enriquecedor, se ha convertido en un laberinto de espejos que distorsionan nuestra percepción de la realidad y oscurecen las imperfecciones de los líderes que elegimos. Es hora de enfrentar este engaño, rechazar las sombras en las que nos hemos sumergido y dirigirnos hacia la luz de la verdad y la integridad.

Javier F. Ferrero

Director de Contrainformacion.es. Fundador y director de Nueva Revolución. Gestor en Spanish Revolution. Asesor externo en redes de Publico.es.

Entradas recientes

A las puertas del matadero de sueca

Si hay un lugar escalofriante y oculto, son los mataderos que cada día acaban con…

2 días hace

Libres y Combativas presenta querella contra Vito Quiles y Javier Negre por denigrar a una activista con diversidad funcional

Libres y Combativas hace un llamado a la sociedad para apoyar su lucha y demostrar…

4 días hace

La historia nos juzgará a todos por lo que están soportando las niñas y niños en Palestina

La situación en el norte de la Franja sigue siendo desesperada y ya han muerto…

4 días hace

El balbuceo final del fascismo judío

La operación israelí “Espada de Hierro” aparece ante todos como lo que realmente es, una pantalla que camufla…

4 días hace

Racismo al límite: Texas gana a Biden la batalla por el control de su frontera con México

El Tribunal Supremo de EE.UU. emitió el 19 de marzo de 2024 un dictamen según el…

4 días hace

Vídeo | Ayuso y ‘Los trumpismos’, con Marina Lobo y Miguel Urbán

Urbán argumenta que estamos frente a una crisis del capitalismo que genera miedo y desestabilización,…

4 días hace