El clérigo ultraconservador iraní Ebrahim Raisí se consolidó hoy en los órganos de decisión del país al ser elegido vicepresidente de la influyente Asamblea de Expertos, tan solo cinco días después de ser designado jefe del Poder Judicial.

Los miembros de la Asamblea, órgano encargado de elegir al líder supremo del país y de supervisar su trabajo, optaron por Raisí frente al ayatolá Sadeq Amoli Lariyaní, el anterior jefe del Poder Judicial.

Raisí, candidato a la Presidencia en las últimas elecciones, obtuvo 43 votos de 78 y sustituye en el cargo al ayatolá Mahmud Hashemí Shahrudí, quien falleció el pasado diciembre, informaron las agencias oficiales.

Estos dos cargos allanan su camino para suceder en un futuro al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, quien le nombró de hecho jefe del Poder Judicial y anteriormente, en 2016, custodio de la importante fundación Astan Quds Razavi del mausoleo del imán Reza de Mashad.

Nacido el 14 de diciembre de 1960 en Noghan, un distrito de la ciudad santa de Mashad, en el seno de una familia religiosa, fue alumno del líder supremo en el seminario de Qom.

Desde la victoria de la Revolución Islámica en 1979, Raisí siempre ostentó altos cargos, en su mayoría de supervisión del correcto cumplimiento de las normativas del sistema de la República Islámica.

Fue fiscal en varias ciudades hasta ocupar el puesto de adjunto en Teherán, donde formó parte del comité de cuatro miembros que supervisó las ejecuciones de presos políticos de 1988, uno de los puntos más oscuros de su carrera.

Se teme que desde su posición de jefe del Poder Judicial siga una política de mano dura, lo que dificultaría las relaciones con el presidente moderado del país, Hasan Rohaní.

Ambos se enfrentaron, además, en las elecciones presidenciales de 2017, en las que Rohaní fue reelegido para un segundo mandato y Raisí quedó en segundo lugar, con un 38 % de los votos.

Durante la carrera electoral los dos clérigos se lanzaron fuertes críticas: Raisí denunció la apertura a Occidente de Rohaní como una especie de capitulación, mientras que este acusó a su rival conservador de ser de aquellos que “solo saben cómo ejecutar y encarcelar a la gente”.

Tras su derrota en las presidenciales, se especuló con que sus posibilidades de ascender en el liderazgo del sistema habían quedado minadas, pero esta idea ha quedado desterrada después de su acceso esta semana a los citados cargos de alto nivel.

Deja un comentario