Howard por fin ha podido gritar a los cuatro vientos que ya es español. Pero sin perder más tiempo, este sevillano, que estudia Derecho en la UNED, y lo ha celebrado regresando a su puesto de trabajo en el paso de cebradisfrazado de elfo porque, para él, «hoy es navidad».

Howard llegó a Sevilla hace unos 20 años tras huir de la guerra en Liberia, su país natal. Desde entonces ha luchado por sobrevivir en España, haciéndose famoso en el paso de cebra de Plazas de Armas, donde los conductores y peatones podía verle disfrazado de cualquier cosa, desde Rey Mago hasta de majorette o de indio y con pelucas de colores, pero siempre con una cesta con pañuelos de papel. Tan popular se convirtió, que la revista La Muy le dedicó una de sus portadas.

Howard estudiaba bachillerato en su país natal cuando tuvo que emprender su huida hacia la soñada Europa. Cruzó la valla de Melilla, pero fue reportado a Guinea-Bissau. Allí estuvo encarcelado hasta que Amnistía Internacional logró liberarlo.

Howard volvió a Melilla, y allí, con 22 años, comenzó su nueva vida: tras vivir tres meses en un piso de ‘Sevilla Acoge’, comenzó a sobrevivir vendiendo pañuelos en un semáforo de Plaza de Armas, pero sin olvidar añadir a su trabajo un toque muy personal.

Disfrazado de gallo, de señora del siglo XV o incluso de hawaiano, Jackson se ha ganado el cariño de los sevillanos que cada día se lo cruzaban en su camino. Hoy, Howard es un feliz ciudadano español.

 

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario