Eldiario.es


El vicecanciller de Alemania, Niels Annen, se reunió en Nicaragua con el presidente Daniel Ortega y miembros de la oposición para promover un diálogo que propicie una salida la crisis sociopolítica local, informó este martes la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Annen se reunió ayer lunes por separado y a puertas cerradas con Ortega, con miembros de la Alianza Cívica, y con el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, quien fue uno de los testigos en el último intento de las partes por llegar a acuerdos definitivos.

El objetivo de los encuentros fue propiciar un acercamiento entre el Gobierno y la Alianza, mismos que fueron rotos en mayo pasado, luego de que un «preso político» murió en la cárcel al recibir un disparo de un custodio, a pesar de que dos meses antes el Ejecutivo se había comprometido a liberar a todos los manifestantes capturados.

El incumplimiento del Gobierno de los acuerdos firmados en las negociaciones del 27 de febrero al 3 de abril pasado, hizo que la Alianza se levantara de la mesa, al considerar que el Ejecutivo no tiene «voluntad política» para encontrar una solución.

El vicecanciller alemán, que hoy realizó visitas a El Salvador y Honduras, confirmó en sus redes sociales su reunión con Ortega, los opositores y el nuncio.

«En Nicaragua, hablé con el Gobierno, la Alianza Cívica y el nuncio apostólico, sobre la continuación del serio conflicto, y promoví la continuación del diálogo nacional. Alemania está lista para ayudar», publicó Annen.

La semana pasada la Organización de los Estados Americanos (OEA) dio a Nicaragua un plazo de 75 días para que el Gobierno y la oposición lleguen a un acuerdo para superar la crisis local.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), desde el estallido social contra Ortega en abril de 2018, unas 326 personas han muerto en el marco de la crisis. Organismos locales cuentan hasta 594. El Gobierno admite 200.

La CIDH ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por cometer crímenes «de lesa humanidad» en el marco de la crisis.

La OEA mantiene en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua por rompimiento del orden constitucional que, de ejecutarse, el país quedaría suspendido del organismo.

Ver en Eldiario.es