Por Rubén Sánchez | En Ocasiones Veo Fraudes

La Fiscalía pide 4 años de cárcel para la ultraderechista Cristina Seguí, una de las fundadoras de Vox, por difundir un vídeo protagonizado por dos niñas que sufrieron una violación grupal en mayo de 2022 en la localidad valenciana de Burjassot. Vídeo que difundió acusándolas de haberse inventado la agresión sexual «para hacerse famosas«.

Seguí publicó en su cuenta de Twitter y en su canal de Telegram un vídeo realizado en directo un día antes por una menor en el que hablaba con otras dos niñas sobre la agresión sexual de la que habían sido víctimas. El vídeo desapareció a las 24 horas, ya que se trataba de una historia de Instagram que solo podían ver los seguidores de la menor, que evidentemente no había autorizado a nadie que lo grabara y lo publicase en sus redes sociales.

 

La Fiscalía considera que Seguí incurrió en un delito contra la integridad moral y en otro de revelación de secretos con la circunstancia agravante de género. Junto a la pena de prisión, le reclama que indemnice a una de las víctimas con 15.000 euros, se le prohíba acercarse o comunicarse con ella durante 5 años y que durante el mismo tiempo no se le permita utilizar Twitter.

Cristina Seguí también comentó el vídeo con Javier Negre en su canal de YouTube. Lo hicieron en un programa denominado «Desmontando la falsa manada de Burjassot». Un vídeo que ha sido borrado del canal. Seguí había afirmado que las niñas mantuvieron «sexo consentido con otros menores para denunciarles falsamente por violación y salir así en televisión». Pero Negre fue más allá. Dijo que las víctimas estaban «fabricando una prueba falsa». Y que merecían que sus padres les pegaran «una hostia».

Si te violan y das a conocer los hechos públicamente, te mereces una hostia. Porque si te violan, lo que tienes que hacer es esconderte y llorar. No tienes derecho a contar lo ocurrido en un vídeo. No tienes derecho a sonreír. No tienes derecho a mostrar el más mínimo ápice de felicidad. Porque eso te convierte en sospechosa de haberte inventado la violación. Ese es el argumento que llevamos décadas escuchando a tantos machistas.

Pero no, las niñas, por supuesto eran víctimas. Y a sus agresores sexuales se unieron miles de agresores verbales. Gentuza que las insultó en las redes sociales como consecuencia de las mentiras que difundieron Cristina Seguí, Javier Negre y otros personajes de la extrema derecha que hacen negocio sembrando bulos.

Dos años después, hace solo unos días, los cuatro menores acusados de la violación múltiple alcanzaron un acuerdo impulsado por una de las acusaciones por el que reconocieron los hechos horas antes de que comenzase el juicio. Dos de ellos han aceptado cuatro y tres años de internamiento en régimen cerrado y otros tres de libertad vigilada. Los otros dos tendrán que cumplir cinco años de libertad vigilada. Todos tendrán además que asumir órdenes de alejamiento, de cinco y tres años, y han pagado cuatro indemnizaciones de 10.000 euros a una de las víctimas.

FACUA aportó a la Fiscalía certificados digitales de los mensajes publicados por la fundadora de Vox. Certificados que serán utilizados como prueba de lo ocurrido en el juicio contra Seguí, ya que borró los mensajes por orden de la Agencia Española de Protección de Datos.

Soy Rubén Sánchez y en ocasiones veo fraudes.

Editorial del episodio 39 del pódcast En Ocasiones Veo Fraudes

DEJA UNA RESPUESTA