La victoria de VOX hubiera sido total el 10N si Santiago Abascal (reencarnación tardía de Franco) no hubiera recibido el brutal golpe en el hocico que le propinó la insumisa Cataluña, donde ERC ganó las elecciones y las corrientes independentistas se hicieron más fuertes con el auge de la CUP y JxCat.

Por Javier Cortines

El franquismo sociológico, que había permanecido como un 666 abotargado en el Valle de los Caídos, despertó cuando abrieron el cajón de la momia y su espíritu penetró en Santiago Abascal, cuya misión es la “reconciliación con nuestro pasado” y la instalación del IV Reich en la Nueva España que, como decía Valle Inclán, sigue siendo una deformación grotesca de la civilización europea.

La victoria de VOX hubiera sido total el 10N si Santiago Abascal (reencarnación tardía de Franco) no hubiera recibido el brutal golpe en el hocico que le propinó la insumisa Cataluña, donde ERC ganó las elecciones y las corrientes independentistas se hicieron más fuertes con el auge de la CUP y JxCat.

A pesar de eso, creo que VOX se ha quedado corto en votos. En Hispania siempre faltó la determinación de acabar sin contemplaciones con los huevos de la serpiente, preñados de semillas ideológicas, que están enquistados en aldeas, valles y ciudades que lucen hornacinas donde mucha gente venera al enano ensangrentado.

Hubo décadas de gobiernos socialistas en las que se pudo implantar un sistema escolar laico y progresista, con el apoyo de muchos medios de comunicación, para formar una mentalidad colectiva que pudiera “dar el salto comunal”, y para terminar con el amor enfermizo al dictador que ahora, tras ser exhumado, ha resucitado.

Durante “eras” se masajeó “a un cuerpo social regresivo” y ahora tenemos los resultados. ¿Acaso alguien se asombra de lo que muchos demócratas y republicanos vienen avisando desde tiempos ha con un eco que se escucha desde las montañas al mar?

Los presidentes postfranquistas y sus equipos fueron extremadamente delicados a la hora de borrar las huellas asesinas del caudillo. Todavía la calle principal del pueblo cántabro donde suelo veranear conserva con orgullo el nombre de “La Avenida del Generalísimo”. ¡Cuidado con remover esa placa! Cualquier tarugo te puede romper la cabeza.

Durante medio siglo no se acometió una profunda transformación social y ahora, cuando los países avanzados material y culturalmente están anclándose en el futuro, en España una mano negra, de hierro, se empeña en agarrarnos de los tobillos y llevarnos de nuevo a esa Edad media en la que “para ser buen español” hay que cagarse de miedo y alegría cuando escuchamos con Vox tronante las palabras: Dios, Patria y Rey.

Ahora, después de las ansiadas elecciones, ya no tenemos dudas: Avanzamos como los cangrejos, hacia atrás, y seguimos creyendo que el turismo, gracias a Dios, salvará nuestra economía, al igual que los árabes piensan que el regalo que recibieron de Ala, el petróleo, les llevará en alfombras voladoras al paraíso donde por fin se puede pecar: es decir, beber y fornicar con rubias hasta que se acabe la viagra celestial.

 

 

 

Vídeo Recomendado:
mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog:nilo-homerico.es/reciente-publicacion., en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario